Opinión

Insensibilidad y usura

Por  ROMPEOLAS .

Insensibilidad y usura. A pesar de la gran cantidad de denuncias por presuntas irregularidades contra Infonavit y los despachos jurídicos que contrata para que lleve las demandas contra deudores, no hay quién les ponga un alto en Sinaloa. Muchos acreditados que por enfermedad o desempleo se retrasan en sus pagos son condenados a perder sus casas porque los despachos no dan opciones para negociaciones. Pese a que el delegado de programas federales en Sinaloa, Jaime Montes, se comprometió a revisar el tema, los despachos e Infonavit siguen con los desalojos y se burlan del mandato de Andrés Manuel López Obrador de que no se desalojara a las familia.

Se quieren pasar de listos. No cabe duda de que para todo hay maña, pues con el modelo anticorrupción que se implementó en la USE, hay quienes todavía quieren realizar trámites chuecos, y para ello se trasladan hasta las sindicaturas para ver si pueden hacerlo. Fueron muchas las irregularidades que se detectaron en la Unidad de Servicios Estatales, desde emplacar vehículos robados, hasta expedir licencias falsas, incluso muertos seguían apareciendo con hasta tres vehículos a su nombre. Sin duda, es un gran trabajo el que se tiene que hacer para depurar la USE, al igual que los módulos que se encuentran en plazas comerciales y sindicaturas. Pero por más irregularidades que se han detectado, aún no se ha castigado a nadie, y todos los casos de corrupción siguen en la impunidad, lo que alienta a personas a seguir haciendo de las suyas, y muestra de ello es que hay quienes están expidiendo licencias falsas. 

Se echan la bolita. Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina, y con ello los robos, ya que muchos amantes de lo ajeno aprovechan que las escuelas están solas para ingresar y robarse lo que encuentren a su paso. Sin embargo, nadie se quiere hacer responsable de la seguridad de los planteles. Al cuestionar al titular de la Sepyc, Juan Alfonso Mejía López, sobre quién vigilará los planteles, contesta que es un trabajo de la Secretaría de Seguridad Pública; no obstante, el secretario de Seguridad, Cristóbal Castañeda Camarillo, responde que se trabaja en coordinación con la Secretaría de Educación. Deberían ponerse de acuerdo e implementar algún plan estratégico para que las escuelas no sean víctimas de robos, donde al final son los padres de familia los que terminan realizando cooperaciones para solventar los gastos que provocan los amantes de los ajeno, como en el caso de la primaria Álvaro Obregón, víctima de tres robos en menos de un mes, donde los padres tuvieron que cooperar para comprar aires acondicionados y cableado, mientras que ni el Gobierno estatal ni el municipal se hacen responsables de la seguridad. 

Otra vez reparte culpas. Pese a que hay fotografías de que los policías municipales desairaron su desayuno y prácticamente lo dejaron solo, el alcalde de Culiacán,  Jesús Estrada Ferreiro, despotricó de nuevo contra los medios de comunicación, a quienes tachó de mentirosos. De acuerdo con su versión, los policías llegaron tarde al festejo o solo llegaron, desayunaron y se fueron, lo cual es totalmente falso, pues muchos agentes se pusieron de acuerdo para no ir, y lo cumplieron. Son muchos los policías que se dicen molestos contra el alcalde porque les ha fallado en muchas cosas. Una de las molestias es que les está regateando el finiquito de retiro, del cual les quita el 30 por ciento para poderles pagar; les quitó un bono con el cual se recompensaba a los policías por realizar un acto heroico; solo les dio el 2.6 por ciento de aumento salarial, y hasta declaró como injusto darles el retroactivo. Han sido muchas las ocasiones en las que el alcalde ha despotricado contra los policías, por lo cual se ha ganado su enojo. Además, les había prometido que el desayuno sería en el Country Club, y al final lo hizo en un centro deportivo. En años pasados se veía la buena relación de los alcaldes y los agentes, por lo que en el Día del Policía todo era fiesta; no desilusión, como ahora.