Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Invento necesario a los 'culichis'

A DOS DE TRÉS

Hay inventos que uno no valora del todo, como están ahí, tan cotidianos, pareciera que cuando se creó el mundo ya venía con ellos incluidos y uno suele no apreciarlos a cabalidad. Tratando de cubrir esa omisión, todos los de A dos de tres (los de los diferentes departamentos, los corresponsales, los de suscripciones y me atrevo a decir que hasta el 100 por ciento de los lectores, es decir cuatro) hoy queremos expresar nuestro agradecimiento a Schuyler S. Wheeler y a Willis Haviland por haber inventado el ventilador y el aire acondicionado, respectivamente.

Para quien lee A dos de tres fuera de Culiacán (nos gusta creer que somos internacionales) le pongo al tanto: Por generaciones se ha dicho que en la capital de Sinaloa sólo hay dos estaciones: la del tren y la del calor (no decimos verano), como hace décadas la del tren cerró, nada más nos quedó la de calor. En los últimos diez días se han registrado aquí temperaturas de 40 grados centígrados con una sensación térmica que llega a los 59 grados, y aún estamos en primavera. Si por la víspera se saca el día, ya se imaginará cómo va a estar este verano, cuando Culiacán de nuevo se convierte en un gran laboratorio en el cual, la Madre Naturaleza experimenta qué tanto puede aguantar un ser humano antes de achicharrarse bajo el rayo del Sol.

Con semejantes temperaturas, el instinto de supervivencia obliga a quedarse en casa al amparo del aire acondicionado o del ventilador y no salir a la calle a menos de que sea necesario. Sin embargo, hay un problema: las tarifas de energía eléctrica son altas y cuando llega el recibo corre el riesgo de que le de el patatús al ver el cobro. Ante ello, quienes aquí vivimos hemos desarrollado diversos métodos para sobrevivir al calor y al impacto del consumo de energía: nos refugiamos en algún centro comercial refrigerado, nos subimos a un camión urbano con aire acondicionado y recorremos toda la ruta una y otra y otra vez, y así nos la vamos ingeniando a lo largo del día.

Pero llega el momento de regresar a casa y recurrir al ventilador o al aire acondicionado se hace obligatorio. Es entonces cuando hay que agradecer a los ingenieros estadounidenses Schuyler S. Wheeler y a Willis Haviland Carrier por sus inventos. Cuenta la historia que los antiguos romanos instalaron acueductos alrededor de sus construcciones para refrescarlas, y que con ese mismo fin en China, en el año 180, Después de Cristo, de forma manual se abanicaba sobre el agua fría de una alberca haciéndose circular el aire al interior de los edificios. Fue hasta 1882 cuando Schuyler S. Wheeler inventó el ventilador automático, logrando suplir a quienes se turnaban para estar abanicando al prójimo para que no pasara calor. Veinte años más tarde, en 1902, Willis Haviland Carrier cambió el modo de vida al inventar el aire acondicionado. Sus aportaciones son de esas que por cotidianas pueden pasar desapercibidas, pero sin las cuales quién sabe qué sería de nosotros los "culichis".

Muchas gracias por leer estas líneas y con ello hacer que esto valga la pena. Comentarios, sugerencias, invitaciones, mentadas y hasta felicitaciones por favor en [email protected] En Twitter en @MarisaPineda. Anímese a leer un libro, y mientras que tenga una semana como fresca brisa.