Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Inversión histórica

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

La confirmación que hiciera ayer el gobernador Mario López Valdez sobre la inversión histórica de 2 mil 300 millones de pesos para la construcción de dos nuevos hospitales en la entidad, uno en Mazatlán y el otro en la capital del estado, es doblemente significativa, pues más allá del monto que por sí sólo resulta interesante, la construcción de dos nuevos nosocomios impactará seguramente en una mayor cobertura médica y en un mejor servicio para el derechohabiente.

Y es que de acuerdo a lo detallado por el mandatario estatal, estos dos nuevos espacios significan 270 camas nuevas, 150 de ellas para el hospital de Culiacán, infraestructura que, sin duda, permitirá a los doctores y enfermeras brindar un servicio más digno a los pacientes que a diario llenan las salas y que en ocasiones se quejan, y con justa razón, de la falta de más y mejor infraestructura médica, lo mismo que de un mayor recurso humano.

Desde luego que este par de hospitales también contribuirá a mejorar el servicio a los usuarios del Seguro Popular, un esquema cuya cobertura es cada vez mayor entre quienes no gozan de Seguro Social o Issste.

Es de reconocer que Sinaloa, una entidad en la que hace 20 años padecía serias deficiencias en cobertura médica, sobre todo en el medio rural y zona serrana, hoy registra importantes avances en este y otros rubros, pues los hospitales cuentan con equipos más sofisticados para la realización de estudios avanzados que eficientan la detección de padecimientos.

Una muestra del avance en salud que han materializado las autoridades estatales es la colocación de Sinaloa dentro de las primeras cinco entidades en materia de salud bucal, un rubro que ayer se vio fortalecido con la entrega de 100 unidades de salud dental, lo que representa una inversión de siete millones de pesos.

Sin duda, aún faltan cosas por mejorar, pues es un hecho que la infraestructura nunca es suficiente, y menos en un país en donde la expectativa de vida se ha incrementado y esto, a su vez, ha impactado en un mayor número de personas con padecimientos crónicos que demandan inversiones millonarias en materia de salud.