Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Investigaciones

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Tras cuatro días de investigaciones sobre las incidencias ocurridas durante la segunda marcha en apoyo a Joaquín "El Chapo" Guzmán, hasta el momento hay cinco agentes de la Policía Estatal Preventiva, algunos de ellos asignados a grupos especiales, involucrados por realizar disparos al aire para disuadir a los manifestantes y uno de ellos por robar un teléfono celular a una reportera que grababa video durante la manifestación del pasado domingo.

En una nocturna rueda de prensa, encabezada por Gerardo Vargas Landeros, secretario general de Gobierno, dieron a conocer que, luego de obtener algunas declaraciones, revelaron que una mujer, a quien no tienen identificada, pero dicen que viajaba en una camioneta de color blanco, provocó a los agentes al disparar un arma de fuego, lo cual desató la reacción de cuatro de los uniformados presentes en el operativo, de acuerdo a una declaración hecha por un "ciudadano de reconocida solvencia moral".

Esto contradice la versión del mismo Vargas Landeros hecha la noche del miércoles por medio de un comunicado de prensa, en donde justificaba que los uniformados respondieron a una agresión de los manifestantes "porque les tiraron proyectiles, piedras, agua y ellos cayeron en la provocación", ahora resulta que se trató de una mujer que vieron los policías y la persona que declaró al respecto.

Y mientras se esclarecen los hechos, los cinco policías fueron suspendidos y esperarán a conocer si serán sancionados o absueltos por los cargos. Los que todavía están pendientes de ser identificados son los agentes que agredieron al reportero gráfico del periódico Noroeste, cuyo caso ya fue turnados a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, pero hasta este momento, la PGJE todavía no tiene claro quiénes son los responsables de dicho ataque.