Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Inyección a municipios

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

El gobierno de Sinaloa liberó a los municipios del estado los primeros 234 millones de pesos que es la ministración de los recursos que les corresponden provenientes del Presupuesto de Egresos de la Federación para ejercerse durante el 2014.

La partida presupuestal es apenas el 25 por ciento de los dineros fiscales que tocan a Sinaloa y que son del orden de poco más de seis mil millones de pesos que, de acuerdo a lo establecido por rubros, habrán de invertirse en programas de pavimentación, cultura y deporte.

Los 234 millones de pesos que ayer el propio gobernador empezó a transferir a las arcas de los ayuntamientos, significarán una importante inyección a sus depauperadas finanzas que, en los primeros tres meses de los nuevos gobiernos, no les alcanza ni para cubrir el gasto corriente.

Los recursos a los municipios les llegan precisamente en los momentos más apremiantes y cuando ya la sociedad está cuestionando la inacción en ejecución de obras con sentido social, principalmente, a los cinco más importantes del Estado.

Y si para los ayuntamientos grandes la entrega de los recursos de la federación representarán un respiro para su economía, más para el resto de los gobiernos municipales que se encuentran todavía en situaciones de mayor precaridad.

Bajo esas circunstancias, entonces los ayuntamientos de inmediato deberán activar sus respectivos programas de desarrollo urbano, atención a la salud y el deporte que, en la mayoría de ellos, están apenas en meros proyectos.

Pero además y lo que es más relevante, el dinero público del presupuesto deberá también ser correcta y honestamente aplicado y con la mayor transparencia posible, habida cuenta que uno de los problemas que tienen los gobiernos es precisamente la desconfianza, cuando de invertir en el urbanismo de las ciudades se trata.

En esa dirección precisamente se refirió el gobernador Mario López Valdez, pidiendo a los alcaldes a hacer un adecuado uso de los recursos que les toca de los impuestos generados por los mexicanos.