Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Irresponsabilidad y abandono

Por: Teresa Guerra

IRRESPONSABILIDAD. Hasta hoy el gobernador de Sinaloa ha puesto oídos sordos a los llamados que se hacen desde la sociedad para que evite seguir nombrando funcionarios sin perfil y sin la experiencia que requieren para las áreas o secretarías en las cuales se les responsabiliza. Sin embargo, el colmo es en áreas estratégicas, como Protección Civil, donde las inundaciones dejaron al descubierto la inexperiencia e irresponsabilidad con la que manejan dependencias encargadas de atender emergencias, como la ocurrida este jueves en la entidad, mostrando ineptitud e insensibilidad   quienes conducen las áreas de Protección Civil en el estado y el municipio de Culiacán. Cierto que la cantidad de agua que cayó en varios municipios de Sinaloa era extraordinaria, y en cierta forma atípica, pero también es verdad que no actuaron con la prontitud y pericia que se requiere en la dirección de Protección Civil.

No hubo señales de alerta, ni el llamado de emergencia a temprana hora, pese a que desde la medianoche y la tarde del día anterior en el norte se sabía de la extraordinaria circunstancia que podría venir, por la cantidad de agua que estaba cayendo en norte y centro del estado. Si el llamado de emergencia se hubiera dado a las 6:00 horas del jueves 20 de septiembre, algunas familias hubieran podido prevenir ciertas pérdidas, resguardarse, no mover a sus hijos a la escuela, con lo cual se hubiera atenuado el saldo de la tragedia.

Sin embargo, la inexperiencia no les permitió actuar con oportunidad y certeza a los titulares de Protección Civil; al revés, se vieron verdes, desconocedores de sus áreas e incapaces para actuar correctamente en situaciones de riesgo, así como medir efectos de la tormenta y sus posibles daños. No hay equipo técnico de buen nivel, no hay suficientes recursos humanos ni materiales, y los titulares carecen de perfil y de experiencia en la dirección de Protección Civil. ¿O no?

Sin embargo, en otras dependencias se cuida más los perfiles, como en las áreas financieras y desarrollo económico. ¿Será que el manejo del dinero y los negocios es lo único que importa.

DAMNIFICADOS DE SIEMPRE. La tragedia pegó duro en varias colonias y comunidades de la entidad, pero, lo que más conmueve es la pérdida de vidas, por ello es estremecedor conocer la historia de las tres mujeres de Culiacán que aún continúan en calidad de desaparecidas. Son tres vecinas del arroyo El Piojo, al norte de la ciudad de Culiacán; un arroyo que muestra desatención, clasismo y el olvido en el que tienen las autoridades a las comunidades más marginadas del estado. Hace varias décadas que hay graves inundaciones en esa zona contigua al arroyo, años en los cuales Culiacán ha cambiado mucho; se construyó el Desarrollo Urbano Tres Ríos, el estadio de los Dorados, el nuevo estadio de los Tomateros, todo según dicen es de primer mundo, pero para obras en las comunidades pobres argumentan que no hay suficientes recursos. Ningún alcalde de Culiacán ni gobernador del estado ha tenido el interés de construir la obra que encause mejor el desagüe y evite las inundaciones en las colonias aledañas al arroyo El Piojo. El propio nombre del arroyo lo dice todo, “El piojo”, contiguo a él viven los olvidados y marginados de siempre.

El pequeño detalle, que los hace olvidar a las zonas marginadas, es que los gobernantes viven en La Primavera, exclusiva zona de Culiacán, y aunque también ahí hay dique, ellos no padecen de inundaciones. ¿Será casualidad?