Selecciona tu región
Opinión

Isde 2021-2027: ¿circo, maroma y teatro?

 AMANECER DEPORTIVO

  • Isde

Por Raúl Brito

-
audima

Si de hacer historia al estilo cua-tro-té se trataba ('la 'revolución' del deporte sinaloense llegará', pregonaban los jilgueros oficiosos en la campaña pasada con vehemencia y denuedo), el objetivo se cumplió, pero de la manera menos deseada con un nombramiento circense (sí, circense) que descargó un insospechado alud de críticas, mofas y descréditos en redes sociales.

La ola de la descalificación no vino gratuita. La designación de Julio César Cascajales, cuyo personaje artístico El Chango 0-Te saltó a la palestra como mascota animador de Tomateros de Culiacán y lo catapultó a la dirección general del Isde contra toda predicción, resultó de lo menos esperada y en su 'pecado llevó la penitencia' del escarnio popular.

Minutos después que el 'góber' Rocha Moya colocara en el pandero de los flamantes nombramientos de su 'gabinetazo' a quien será el mandamás del deporte sinaloense a partir del uno de noviembre, los 'demonios' se desataron y terminaron por linchar mediáticamente al también exluchador profesional culiacanense por su aparente falta de méritos que lo arrope a los ojos de la exigente opinión pública.

No es que su personaje sea en sí algo malo que le impida legalmente acceder al cargo (al final lo que vale es la persona, el perfil, la trayectoria, claro está), sino el método poco ortodoxo empleado por el setentón político morenista, la aparente poca seriedad que se le da al cargo al nombrar a alguien más 'farandulero' que estratega deportivo y el desprecio que tuvo hacia otros 'pesos pesados', o perfiles más idóneos, que parecían tener más merecimientos que el mismo El Chango 0-Te por ser multimedallistas olímpicos y paralímpicos.

La pasarela de los suspirantes era ancha: desde los culiacanenses Adán Amézcua, Jared Borgetti, Francisco Javier Pérez Parra y Édgar Valdez, hasta la guasavense María del Rosario Espinoza e incluso los mazatlecos Juan Hernández y Jesús Martínez Valles, cuyas estampas son envidiables y se encontraban en el primer plano del arrancadero de la mentada sucesión por el Isde 'rochista'. Todos se la jugaron para la causa morenista...y al final se quedaron chiflando en la loma.

Hoy sabemos que, tras el nombramiento circense (sí, circense), Rocha Moya nunca consideró con seriedad estos nombres, los hizo subirse a las nubes con tanta emoción que hasta los orilló a 'armar' sus posibles 'gabinetitos' por si resultase alguien el 'bueno' y, al final, tumbarlos al suelo.

Y hoy sabemos que el mayor mérito de El Chango 0-Te fue estar en la campaña de Rocha Moya, avivarlo con sus cachondas gracejadas de animador guinda y hasta placearlo en un vehículo carnestolendo con el cómico atuendo que lo ha hecho ¿popular? en el imaginario colectivo, el mismo que ya se encargó de vapulearlo en redes sociales.

Aquí (en el tour) se gestó el compromiso político, que ayer se cobró con el nombramiento circense (sí, circense) al más puro estilo de las cuotas facturadas al calor de las campañas electorales.

Lo bueno es que la cua-tro-té es 'distinto' a los que ya se van.

Síguenos en