Opinión

Isde: Juan Hernández se mueve, se placea, se 'calienta'

Amanecer Deportivo

Por Raúl Brito

-

De la noche a la mañana, el mazatleco Juan Hernández modificó postura, cambió moldes, transformó su personalidad. De un perfil bajo -con sus proyectos personales, su chamba, si acaso- pasó a encender un 'foco' de atención que ya lo quisiera un candidato a puesto de elección popular, próximo a someterse a la llamada 'prueba del ácido'. Algo sabe, algo supo, algo ya le aseguraron. Y se mueve, se placea, se deja querer. Todo, por la sucesión en el apetitoso Isde. Y, como 'el que se mueve, no sale en la foto', él se deja 'apapachar'.

De un tiempo acá, el entrenador -un Sexto Dan de Karate Shotokan por la World Shotokan Federation WSF- se encuentra inmerso en un súbito activismo -particulamente en redes sociales- donde no hay otro perfil que mande, proyecte, figure, como el suyo.

La sucesión en el Instituto Sinaloense del Deporte y Cultura Física (Isde) está en camino y ya 'calienta'. Y es Juan Hernández -el más visible suspirante por los 'morenos', bando al que no hace mucho acaba de brincar 'quesque' por afinidades y amistades- quien parece decir: '¡aquí estoy, aquí ando!'

Una foto tras otra posteada en la fanpage de Modessin -el 'brazo deportivo y político ejecutor' del morenismo pro electorero que quiere enquistarse en Sinaloa- plasma de 'cuerpo entero' la 'transformación' del sensei, quien será el nuevo director del Isde el siguiente sexenio...si su gallo llegase a ganar.

Apoyado incondicionalmente por el atleta Jesús Manuel Martínez Valles, quien aspira a una 'diputeibol' y es ahijado deportivo del mismo entrenador de karate, Hernández llegó al pomposamente llamado Movimiento Deportivo y Social Sinaloense (Modessin) como un integrante más hasta convertirse en un férreo -y mimado- eslabón que mueve todas las piezas con influencia, persuasión, poder.

Ese influjo (¿o autoridad suprema?) le ha permitido no solo estar en el primer círculo de la toma de decisiones del 'brazo deportivo y político ejecutor (Modessin) pro votos', sino en la potestad de 'palomear' quién entra y quién sale en razón de su capacidad, perfil, antecedentes.

Un día 'comparte experiencias sobre el deporte a jóvenes que están en proceso al alto rendimiento', otro dicta cátedra de 'sicología deportiva' para que los deportistas 'sigan en la búsqueda de sus sueños' y uno más destaca el potencial que el karate -su deporte- tiene en el olimpismo nacional, donde se encuentra 'en el top cinco de medallas nacionales'. Todo, en redes sociales, con inusual activismo donde él es la 'voz cantante' acaparadoramente (¿o privilegiadamente?).

Insisto: algo sabe, algo supo o algo ya le aseguraron tanto el candidato 'a la grande' como el mismo Martínez Valles, tanto que se mueve a sus anchas como dueño del escenario. Y, con esa seguridad y confianza que ya le otorgaron los 'jeques', brinca, salta y hasta se deja querer. Todo, por la sucesión en el apetitoso Isde, donde él será el director porque así ya están los designios del 'tlatoani' que quiere gobernar Sinaloa.

Solo hay un 'pequeño' detalle: falta que su candidato gane. Y no es 'enchílame otra', a juzgar por las más recientes encuestas donde la contienda se cierra...¡y aguas!

Cónclave Isde-Imdem

Y ya que andamos 'encarrerados' en este asunto del apetitoso Isde, no está por demás comentarle que, finalmente, Jorge Palomino se dejó ver (con los suyos: la comunidad deportiva, no con los medios) después de una semana de relevar al defenestrado Humberto Álvarez, quien salió del Imdem por 'pérdida de confianza', a decir de la síndica procuradora sustituta, Nayla Adilene Velarde Narváez.

Palomino, cuyo nombramiento de 'encargado de despacho' aún no se oficializa y, por lo tanto, dice que no dará entrevistas a ningún medio en tanto no se dé el ritual, se reunió con otro relevista, Carlos Verdugo, titular del Isde desde que Paola Moncayo se fue del organismo...'sin decir agua va' ni ventilar por qué o para qué.

En el cónclave mañanero, Palomino y Verdugo se dejaron querer y tejieron una alianza...a poco menos de siete meses de que ambos dejen sus respectivas direcciones.

Y mientras Álvarez se perdió en el ostracismo sin figurar por ningún lado tras su cantado despido del Instituto Municipal del Deporte de Mazatlán (Imdem), Palomino -un perfecto desconocido en el deporte local- empieza a 'muestrearse', sabedor del mando que tiene y la fuerza que le otorgaron los presidentes municipales de Mazatlán, el que está ahorita y el que se fue para buscar su -compleja- reelección.

¿Qué hablaron los dos relevistas, Palomino y Verdugo?

Nadie sabe, nadie supo.

Fue una encerrona a 'piedra y lodo'.

Síguenos en

Últimas noticias