Selecciona tu región
Opinión

Ismael, una herida que duele bastante

OPINIÓN LOS MOCHIS

Por Opinión Los Mochis

-

Desde hace 26 años, México sangra por una herida que no termina de cerrar y que no lo hará nunca. El 14 de septiembre de 1995 quedó marcado por el inmenso dolor que causó la muerte de más de 200 pescadores a quienes el huracán Ismael sorprendió indefensos en medio del mar.

En sus 30 embarcaciones, provenientes de Mazatlán y Topolobampo, en Sinaloa, y Guaymas, en Sonora, luchaban por la captura de especies marinas para llevar el sustento a sus hogares, con sus familias que los esperaban en los puertos y campos pesqueros.

Esposas, hijos, padres, sobrinos, abuelos, amigos se habían despedido de sus seres queridos sin imaginarse que era la última vez que los verían, pues “Ismael” llegó rápido y con tal fuerza que de tajo les arrebató la vida, y a ellos, a quienes estaban en tierra firme, les quitó un trozo de su corazón.

Ayer, a 26 años de aquella fecha esa herida sigue doliendo, y familiares y amigos siguen llorando y gritando en silencio y a viva voz por su partida.

Leer más: Recuerdan a pescadores caídos por huracán Ismael en Sinaloa

En Sinalohomea, en el puerto de Topolobampo y en Mazatlán, autoridades de pesca y los hombres del mar lanzaron a las aguas ofrendas florales por los pescadores fallecidos, elevando una plegaria al cielo para que nunca jamás vuelva a ocurrir otra tragedia que enlute al noble sector de la pesca.

Síguenos en
Más sobre este tema