Opinión

JEMP, al aparador: las aguas retoman su cauce

Por  Luis Enrique Ramírez

Juan Ernesto Millán Pietsch, Foto:El Debate

Juan Ernesto Millán Pietsch, Foto:El Debate

Luego del resonante éxito que obtuvo hace tres semanas con la organización en Mazatlán del encuentro más importante de América Latina en temas referentes a los servicios del agua potable, drenaje y saneamiento, Juan Ernesto Millán Pietsch inició el viernes una nueva etapa como titular de la Comisión Estatal de Agua Potable y Alcantarillado de Sinaloa.

El vocal ejecutivo de Ceapas y los integrantes del Consejo Directivo recibieron el viernes al nuevo secretario de Desarrollo Sustentable, Carlos Gandarilla García, para que asumiera la presidencia de este consejo. Además, se tomó protesta a nuevos consejeros de las juntas de agua potable del estado.

La reunión fue marco para exponer los avances del Programa Operativo Anual 2018, así como los estados financieros de las juntas de agua y las propuestas de obra hidráulica para 2019.

Si bien Juan Ernesto Millán Pietsch ha decidido mantener bajo perfil, sus escasas apariciones públicas llaman poderosamente la atención, en un medio pendiente de uno de los jóvenes con mayor capital político en el estado: su imagen y trayectoria le dan un posicionamiento poco frecuente en alguien que parece huir de los reflectores, al menos por el momento; su «marca», que son sus siglas JEMP, se mantiene vigente en el conocimiento colectivo.

Por eso resultó tan atractiva para la «comentocracia» del estado la estrellita en la frente que Juan Ernesto se ganó con la trigésima segunda Convención Anual y Expo Aneas Mazatlán 2018, bajo el tema «Hacia la gestión sustentable del agua», con la participación de legisladores, funcionarios, empresarios y académicos. Hubo un punto de coincidencia: la urgente necesidad de mejorar la calidad de los servicios del agua.

El discurso de clausura de JEMP fue memorable. Dijo, entre otras cosas: «Las familias tienen derecho a contar con un servicio de agua de calidad, y nosotros se lo tenemos que garantizar, pero no solo eso, tenemos que trabajar en los mecanismos necesarios para dar certidumbre en el abastecimiento, así como transparentar los procesos del servicio, tanto en el uso de los recursos naturales como los económicos».

Juan Ernesto Millán, pues, sigue vivo y actuante en la vida pública. Algo grande la espera en su camino, y eso lo podemos apostar, doble contra sencillo.

FRENO AL FUTURISMO. Álvaro Ruelas salió al paso de los comentarios que lo colocan en la lista de los «candidateables» del 2021, como efecto de su nombramiento en una de las carteras de mayor lucimiento político: la Secretaría de Desarrollo Social.

A pregunta expresa de la prensa este viernes sobre su entrada al juego de la sucesión, Vallo Ruelas puso en claro que sería irresponsable para él pensar siquiera en otro cargo en este momento, cuando apenas inicia el que quizá sea el reto más grande de su carrera y que, por encima de todo, conlleva una misión tan trascendental, compleja y sensible como es la lucha contra la pobreza.

Ni quien pueda alegarle lo contrario, pero el nombre de Álvaro Ruelas ya subió al candelero mayor de la polaca, y de allí, ni quien lo baje.

SUCESO INÉDITO. La séptima edición de las Jornadas de Apoyo Puro Sinaloa resultó la más emotiva y una de las más concurridas hasta ahora. Fue el sábado en Mochicahui, El Fuerte, y el gobernador Quirino Ordaz destacó que es la primera ocasión que un gobierno lleva sus servicios a esta comunidad con raíces indígenas mayo/yoreme.

Más de dos mil personas resultaron beneficiadas, puesto que se acercaron habitantes de comunidades aledañas. El total de trámites superó los 5 mil 500.

Quirino se mostró satisfecho del deber cumplido. Honra su promesa de campaña de ser el gobernador de las sindicaturas y de las colonias populares. Ante acontecimientos como el de Mochicahui, imposible negarle el mérito de cumplir con su palabra.