Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Jaloneos y acoso en seguridad pública

Por: Teresa Guerra

ACOSO EN C4. Sin precedentes es la denuncia por acoso sexual que involucra a mandos militares de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa, particularmente en el Centro de Comando, Control, Comunicación, Cómputo e Inteligencia; nunca en la historia de Sinaloa, empleadas de dicha dependencia se habían atrevido a formalizar una denuncia penal contra sus superiores. Lo grave del caso es que, se supone, a la Secretaría de Seguridad Pública le corresponde prevenir la violencia, y en específico combatir las agresiones contra mujeres, y es muy delicado que en la misma Secretaría se estén documentando violaciones a la integridad, seguridad y derechos humanos de las empleadas, y peor es que las agresiones vengan de sus jefes con rangos en la milicia, aparte, que al interior de la dependencia hayan sido omisos frente a las denuncias que primeramente canalizaron las trabajadoras ante sus superiores.

Víctor Cisneros, director de C4, negó que hubiera acoso laboral y sexual al interior del departamento, y se dijo “sorprendido” con las denuncias que hicieron las empleadas de la dependencia a su cargo, sin embargo, ha trascendido que Cisneros conocía del problema y lo desatendió, con lo cual el propio director  incurriría en violencia institucional, solapando y encubriendo las agresiones de sus colaboradores.  

En el proceso de declaratoria de Alerta de Género, a pesar de que el gobernador aceptó promoverla, la Secretaría de Seguridad Pública ha sido pasiva, no hay acciones contundentes desde esa instancia para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres en Sinaloa; al revés, hay desinterés y omisiones en el tema, pese a las obligaciones que tienen de accionar para detener y erradicar las agresiones contra féminas. Y las valientes denuncias hechas por las empleadas de esa Secretaría, confirman que hay machismo al interior de las instancias de seguridad, y que las violaciones a los derechos humanos de las mujeres prevalecen también en las oficinas de gobierno. ¿Será?

RELEVOS EN CANDIDATURAS. Tres de los espacios de las candidaturas a diputaciones federales del PRI en Sinaloa, fueron suspendidas por las presiones de los partidos políticos aliados al tricolor en esta elección. En el caso del segundo distrito, se quitó a Marco Antonio Osuna, quien era originalmente el abanderado del tricolor, supliéndolo por Rubén Félix; toda vez que el Panal reclamó ese distrito y se lo quitó al candidato del PRI, quien fue designado como subsecretario de gobierno como jugada política para evitar su rebelión.   

En el tercer distrito hubo también relevo porque Liliana Cárdenas no aceptó afiliarse al Panal como se lo pedía ese partido, el cual condicionó la militancia para la postulación; ni “tarda ni perezosa”, Mayra Peñuelas aceptó mudar de color partidista, y será la abandera cambiando  su militancia tricolor por la de Nueva Alianza.

En el caso de Irma Tirado está aún en veremos su postulación. Es la candidata más cercana al gobernador, sin embargo, no ha sido confirmada como candidata, porque va en un distrito que ha reclamado el partido Verde Ecologista como su espacio, y no se sabe aún si apoyará la candidatura de Tirado, o si cambiará de abanderada. Dicen, que el Partido Verde les está vendiendo caro el espacio del Sexto Distrito en Sinaloa. ¿Será?

JALONEO POR PLURINOMINALES. En un escenario adverso como el que se advierte para el PRI en la elección presidencial, lo más disputado son los espacios plurinominales; quizá por ello el PRI trae mucho jaloneo y se ha tardado en definir sus listas pluris. ¿Será?