Selecciona tu región
Opinión

Se va, se va y se fue el 2021

Por Jesús Ibarra Ramos

-
audima

Hemos llegado al año 2022 y, antes de comenzar a escribir, quiero desearles, estimados lectores, feliz año. Es una bonita fecha y tiempo para disfrutar con la familia y seres queridos. Aprovecho para agradecer a cada uno de ustedes que dedican parte de su tiempo —de lo más valioso que tienen— a leer estas columnas.

Terminó un año que inició con expectativas altas y positivas. ¿Cuál es el verdadero resultado?

Es importante hacer un recuento, realizar un esfuerzo notable por pensar cómo fortalecer aún más nuestra democracia, dotar de contenido y realizar pequeños grandes cambios para que la transformación en manos de un nuevo Gobierno en Sinaloa pueda dar solución definitiva a los problemas.

En el año 2021, efectivamente, se reactivó la economía del país —aunque no todos los sectores por igual— gracias a la disminución de casos covid, a las masivas campañas de vacunación del Gobierno federal y al fortalecimiento de la economía americana a través de su agresiva política monetaria.

Si bien, durante el año pasado fue necesario redireccionar el gasto hacia cuestiones de salud y apoyar con beneficios y estímulos fiscales al consumo, ahora se requiere potencializar la productividad y echar a andar los cuatro motores de la economía, la columna vertebral, que son el consumo privado —en México representa el 46 %—, el consumo del Gobierno —58 mil millones será el presupuesto de Sinaloa—, la inversión —90 % es del sector privado— y las exportaciones de bienes y servicios —en Sinaloa principalmente las agrícolas y ganaderas—.

Es tiempo de reinventarnos como sociedad, Gobierno y sector productivo, la reconstrucción ha quedado atrás, hoy todo lo que el mundo produce se debe —la deuda pública mundial alcanzó el 100 % PIB—, la violencia pasa por lo físico y lo emocional, los trabajos y empleos se automatizan sistemáticamente —actualmente son 1.600 millones de robots— y la economía digital junto con la inteligencia artificial son los principales impulsores del desarrollo.

El 2022 será un gran año, vamos por un home run, un cuadrangular.

Síguenos en