Selecciona tu región
Opinión

Ante el paro, los recuerdos históricos

RINCÓN BEISBOLERO

Por José Carlos Campos

-
audima

EVOCACIONES.- La siempre amena charla de sobremesa no fue en esta ocasión rociada con algún licor o bebida espirituosa alguna. En su lugar fue aderezada con una pregunta que pasando por singular pasó a ser excepcional. ¿Ha surgido este siglo algún pelotero que se pueda enlistar dentro del mejor line up mexicano de todos los tiempos? Obvio, se disparó el debate, la polémica estuvo ruda.

La intención del “preguntón” fue descubrir si acaso alguno de los presentes ha subido a ese nicho de “grandiosidad” a algún pelotero surgido en este siglo XXI. Tanto como para sustituir a quienes llevan ya rato encaramados en ese pedestal colectivo. Por poner un ejemplo, nos decía, ¿aparece alguien que pueda compararse siquiera con las alturas de Héctor Espino como primera base? ¿Alguien que arrebate de su sitio a Aurelio Rodríguez en la tercera esquina? Y tal vez, lo más recurrente, habrá sitio ya como para colocar a Julio Urías en esa estratosfera en la que se mantuvo Fernando Valenzuela? Se logró, de alguna manera, que los asistentes pudiera compartir lo que a su juicio sería su novena ideal histórica, la “es la que yo creo” y que a final de cuentas, por eso mismo es inapelable.

PERSONAL.- Varios giros más tarde, tocó la suerte de que la ruleta fijara nuestro turno y de entrada, fijamos el criterio de que a nuestro ver, esta primera parte del siglo ha sido mezquina con el talento nacional, mucho a raíz del decaimiento de un sistema exportador mexicano que durante años se basó en mentiras y chuecuras. “Hoy se ve con claridad que es en Estados Unidos donde se forja y pule el talento que aquí nace en el beisbol infantil y juvenil”. Así, el cuadro que planteamos como nuestra opinión se mantuvo con Paquín Estrada como catcher, Espino en primera, Beto Ávila en segunda, Huevito Álvarez en el short y Aurelio Rodríguez en tercera. En los jardines, Andrés Mora, Diablo Montoya y Matías Carrillo, dejando como utility al pelotero más completo que se ha visto, Miguel ‘Becerril’ Fernández.

Para el pitcheo, dos joyas, no solamente una: Fernando Valenzuela y el mejor de todos, Vicente ‘Huevo’ Romo. En este, como en otros muchos casos, cada quien sus listas.

EVENTUALES.-  La plática de los contertulios devino en argumentaciones y réplicas, dando espacio para una segunda ronda para eventuales “segundas opciones”, algo así como un equipo “B”. Y nuevamente, la generación “2000 plus” brillando por su ausencia… o casi, como fue nuestra exposición. El supuesto equipo “B” lo armaríamos con Pilo Gaspar como catcher, Adrián González en primera, Juan Navarrete en segunda, Juan José Pacho en el short y Vinicio Castilla en tercera. En los jardines. Karim García, Manuel Ponce y Melo Almada. Para el pitcheo, la dupla Francisco Campos-Aurelio López. Por supuesto que los nombres de desgranaron, hubo lluvia de cifras y al final, todo llegó al origen: es cuestión de gustos y de apreciaciones, aunque no se llegó a la respuesta esperada; ¿qué está ofreciendo el siglo XXI, donde están y quiénes son los estrellas que podrían aparecer en esos line ups históricos? Averígüelo, Vargas.

CIERRE.- Amanecimos con la noticia del paro patronal en las Grandes Ligas como nota del día, con graves silencios que dicta la medida y sin la grandilocuencia que caracteriza a los inviernos sin pelota en EUA.

A cambio, los rumores y trascendidos del status que guarda la tensa (mucho) relación entre dueños y peloteros, de cómo nadie dirá “esta boca es mía” porque se sabe que de fondo, la aparente pugna es por las tajadas del botín que representa la gran industria del beisbol. Solo diríamos que en este asunto, ellos saben su negocio y lo mejor de todo, es que en este brete no tiene nada qué ver la soberbiometría. ¡Ufff! 

Síguenos en