Opinión

LMB, en el umbral de la nada

RINCÓN BEISBOLERO

Por  José Carlos Campos

VÍSPERAS.- A unas cuantas horas de que se lleve a cabo la muy anunciada /filtrada junta de dueños de clubes de la Liga Mexicana de Beisbol en la que se ha hecho creer (otra vez vía filtraciones) que tras el sonido de los tambores de guerra, puede y se llegue al sacrificio del presidente en turno o todavía más, haya escisión de por medio. La verdad es que los indicios marcan que estamos ante el umbral de la nada, que el derrotero que se siga es el “aquí no ha pasado nada” y que todo haya sido el mucho ruido, pocas nueces, si bien ya hayan caído los depósitos en el Oxxo. O lo anterior o la nada inesperada ausencia de algunos dueños por aquello de no quererse ver en medio de la eventual refriega para luego ser considerados “traidores” a una u otra causa. De todos modos, sea lo que sea, sean quienes sean “los ganadores” la LMB saldría perdiendo con esta nueva zafacoca. Un previsible desenlace sería que en el caso del supuesto intento de despedir a Javier Salinas. El grupo que lo apoya salga a decir “no, hombre, ya déjenlo en paz; sí, cierto, se ha portado mal pero es buen muchacho, ya hablamos con él y ya se va a portar bien”. Tranquilizar a los “amotinados”. Mientras que del otro lado, a falta del sacrificio exigido, tal vez montarse en la ola del “crearemos otra liga” que sirva como medida de presión para negociar y así sacar ventaja para poder llegar al acuerdo clave: la reconfiguración de una “nueva LMB” y hacer surgir medidas (reglamento) que ayuden a que no haya dados cargados para ninguna de las partes. En todo caso, si quieren llegar a buen puerto, ambos grupos tendrán que ceder, así vaya en contra de su naturaleza empresarial, quedan obligados a hacer concesiones y que ahora sí se comprometan a saber ser socios. Si no llega esto, lo demás se irá por el caño.

CONTIENDA.- En la parte deportiva, lo mismo desde hace semanas: todo decidido, se pelea por lo menos y lo más que se puede esperar para que aparezca lo “emocionante” es que se armen juegos de “limbo eliminatorio” en ambas zonas. Esto es, que tanto en la zona Norte como en la Sur se realicen juegos para ver quien califica entre los equipos que se ubiquen en los lugares cuatro y cinco si es que hay entre ellos tres juegos, o menos, de diferencia, a la hora de repasar el standing general. Los otros seis lugares serán asignados según los puntos obtenidos y en ello no habrá problema alguno ya que pareciera que las puntuaciones se asignaron desde marzo. En el terreno individual, solamente esperar si en los juegos que restan Chris Carter dispara 10 jonrones más para así empatar la marca histórica de la liga o si Alonzo Harris sacude los 3 cuadrangulares que lo convertirían en el primer pelotero en lograr un 40-40 de la LMB, Fuera de eso, ¿qué más esperar?

MIENTRAS.- Metidos en el escritorio, chambeando en lo suyo, los 10 equipos de la LMP andan en lo que ya es prácticamente la recta final en los trabajos previos a su temporada 2019-2020. Concretar la expansión aprobada para este año no es tarea sencilla así que en la oficina del circuito invernal han forzado la maquinaria para que la campaña venidera sostenga el ritmo que han caracterizado a sus antecesoras, además de afinar la parte relativa a la logística. En donde por seguro las cosas andarán agotadas es en Monterey y Guasave, los unos por su condición de ser plaza de beisbol todo el año y en la segunda por aquello de que la atención la tienen centrada en los trabajos que se realizan en el estadio Carranza Limón, obras que deberán quedar concluidas en mes y medio a más tardar. Eso para que en octubre todo esté listo para el playball. Y es que nos acercamos a las fechas del beisbol invernal. Ya casi.