Opinión

Los héroes inesperados de playoffs

RINCÓN BEISBOLERO

Por  José Carlos Campos

DESINVITADOS.- No será este año el de lo previsible en Grandes Ligas, no al menos, aparentemente, en playoffs. Grandes nombres han desaparecido del mapa por obra y gracia tal vez de la pandemia. De alguna manera, los grandes y rimbombantes personajes, sean lanzadores o jugadores de cuadro, han salido de foco.

Así es como en playoffs estaremos viendo tal vez la irrupción y presencia de aquellos a los que hasta hace poco eran impensablemente héroes de su propia equipo y del beisbol en general. Nótese cómo es que no estarán en postemporada los Nationals de Washington, y así, queda fuera de foco Max Scherzer, quien venía siendo protagonista estelar del gran establecimiento. Solo como ejemplos, si es que nos atamos a los modelos “clásicos”, de que ahora sí Clayton Kershaw luzca en octubre o que Aaron Judge esté sano y conecte jonrones. Así esto se apegaría un poco más al guion tradicional.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Pero este año, el atípico, parece que nos va a mostrar rostros poco vistos, nombres escasamente pronunciados y actuaciones que se tengan que reverenciar aunque no falten las intenciones de asteriscos por lo inusual de la campaña. Por ejemplo, saber que el viable MVP de la Americana José Ramírez sea el pelotero candente de los Indios de Cleveland, que la cauda de cubanos de los Medias Blancas de Chicago sean protagonistas reales del otoño beisbolero, que la nueva hornada de los Padres de San Diego se iluminen o que los mal pagados de Oakland saquen las castañas del fuego. Lo que vemos es que existe toda una cauda de posibles héroes inesperados en playoffs, nombres que tal vez sean lanzados al estrellato con este octubre que se avecina y dejen atrás lo esperado, lo que parecía lógico y que al parecer el coronavirus se llevó entre las patas.

RAMOS.- Notable temporada la de Roberto Ramos en el beisbol coreano, llegando hasta hoy a 38 cuadrangulares, liderando el departamento, y mostrar las buenas hechuras que movieron a su venta por parte de los Rockies de Colorado. No faltará en el análisis de vuelo de pluma que se diga que lo hecho hasta ahora por Ramos hace cuestionar su pase al beisbol asiático y que cuestione que la escuadra con base en Denver lo haya vendido. Queda la duda, se vale, de pensarlo en calidad de potencial ligamayorista, así sea que su sis logros actuales se hayan concretado en un beisbol muy similar al de la triple A de Estados Unidos, precisamente su fuente de origen antes de su arribo a Corea.

Habrá que sujetarse ante el proverbial “los gringos pocas veces se equivocan” para entender la venta de Ramos y la aparente poca paciencia que le tuvieron los Rockies. Más que nada, habría que tener presente que el beisbol es antes que todo un negocio y que si de algo saben los clubes ligamayoristas es cómo hacer lana a través de sus activos.

Bien por Ramos, excelente campaña 2020 y bienvenidos sus logros. Imaginar su futuro con un eventual regreso a Estados Unidos suena por ahora lejos de lo alcanzable. Regresar de Corea para jugar en Ligas Menores no es el mejor de los escenarios.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo