Opinión

Playoffs LMB: los favoritos invisibles

RINCÓN BEISBOLERO

Por  José Carlos Campos

ACTUALIDAD. Como desde hace algunos años, llega la postemporada de la LMB deseando que a más de que aparezca la “justicia deportiva” (si es que esto existe), aparezcan los vientos frescos, que renueven un escenario harto conocido, que incluso resulta hasta fastidioso.

Cuatro serie que arrancan este martes y en donde se supone, ya están “clavados“ los favoritos y bajo ese racional, todo lo demás sería sorpresa. No comulgamos con la idea. Veamos: las series en la zona norte son Toros contra Saraperos y Acereros contra Sultanes. Ahí, rápido se ha dicho que Tijuana y Monclova saltan como favoritos, aludiendo el rol regular como el antecedente inmediato que manda y ¿por qué no?, de alguna manera, aludiendo al incierto “cartera mata a carita”. En la zona sur, el supuesto clásico Diablos-Tigres y en el otro lado el Leones-Guerreros. La cargada va por el cuadro capitalino, mientras que no hay mucho trecho para dejar de mencionar que Yucatán luce como mucha agua para el arroz. El ruido-propaganda que se hace en estas fechas, cuando la campaña veraniega vive sus estertores, ojalá sea superada por la calidad de béisbol que se ofrezca. Llegaron los ocho de los diez clubes que deberían integrar la liga, que aparecen como los referentes de la calidad competitiva que hoy en día se difumina ante el “gigantismo” que liquida las buenas intenciones de la LMB. Vamos un poco más al detalle.

DUELOS. No se trata de choques entre “invencibles” y presuntas víctimas, de imaginar que los segundos buscarán la “kriptonita” para evitar lo que algunos observan como “inevitable”. Así, la segunda vuelta de la Sultanes no lo hacen llegar vulnerables ante los Toros; la segunda vuelta de Saraperos sí pesa para pre-evaluar sus chances ante Toros; el pésimo relevo de Diablos abre posibilidades ante Tigres y el gran pitcheo abridor de Leones pesará ante los Guerreros, así sean los líderes divisionales de la zona Sur del 2018. Aristas para el análisis sobran y abundan para no dar como ilógico que no salgan adelante los no favoritos y en consecuencia, cantar como “sorpresa” lo que no sería tanto. Lo que sí resultaría para abrir los ojos es que algunas de las series concluyeran por barrida, que alguno de los rivales se fuera en apenas 4 juegos, luego que por lo pronto no se advierte una superioridad de ese nivel entre ninguna de las 4 series. Aunque, la de Leones-Guerreros sí pudiera concluir temprano, si es que la lógica del buen pitcheo se hace presente. Si la tercia Valdez-Negrín-Samayoa hace valer su jerarquía, entonces las cosas no irían lejos. Concluyendo: vamos a favor del viento fresco, de que se caigan los pronósticos y que al final, podamos decir que hemos visto muertos cargando cubetas. No tardará en saberse.

HITO. Dudaban algunos de la relevancia de que los equipos de la LMP hicieran el viaje hasta Phoenix, Arizona, y hacer acto de presencia en un juego de los Diamondbacks, locales, a fin de protagonizar un evento con mucho sabor mexico-americano. Por ahora, los que dudaban andarán intrigados de más al saber que el evento congregó una asistencia récord de más de 50 mil almas al estadio de los Diamondbacks, al tiempo de convertirse en un evento luciendo en todo lo alto, ya hecho un referente en materia de promoción para el club ligamayorista tanto como para la propia LMP. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo