Opinión

¡Que los mantenga el Gobierno!

RINCÓN BEISBOLERO

Por  José Carlos Campos

DICHOS.- El título de la presente entrega hace referencia a un viejo dicho mexicano, que de alguna manera viene bien al caso luego de ver de qué manera se están dando las cosas en la víspera de que llegue la temporada 2021 de la Liga Mexicana de Beisbol. Partimos de la base de que debe suponerse que fuera de Campeche y Tabasco, en ningún otro club existe de por medio dinero del erario, sea estatal o federal. Pero, ¡ah, las recochinas dudas!, resulta que se dan a conocer ciertas contrataciones de mucho o poco renombre, movimientos con alguna resonancia, y lo primero que surge es la pregunta de si las arcas de los clubes involucrados, en estas etapas de pandemia, están tan bien fondeadas como para irse a lo grande. No, no hay duda de que clubes como Monclova, Tijuana, Diablos o Sultanes pueden darse el lujo de firmar a peloteros de renombre y hasta presuntamente caros pero, digamos, ¿acaso un club de expansión como los Mariachis de Jalisco llegan a la competencia con una cartera que peca de cargada de billetes? Porque contratar a Benjamín Gil y a Adrián González, para empezar, se antoja como para un desembolso nada austero, haber logrado jalar por Jesse Castillo no habrá sido nada barato y lo que venga no creemos que vaya a ser de medio pelo. La ecuación hace pensar que hay un factor, hasta ahora desconocido, representado aquí por los lazos de familia que existen entre Adrián y Édgar González, a la sazón este último director de Probeis, y a su vez también, amigo cercano desde hace años quien funge como presidente de los Mariachis, Rafael Tejada. Este asunto no es tema menor. Conocido es que los Mariachis llegaron a la LMB por obra y gracia de la expansión decretada desde Palacio, junto a Veracruz, así que la Liga, a lo que menos tiene derecho, es a tratar mal a los equipos “sugeridos”, mucho menos al club a que pertenece el hermano del comisionado del deporte favorito del nunca prospecto que despacha desde el centro de México. Aquí sería pedir transparencia pero, sorry, a la LMB eso no se le da muy bien.

TORERÍAS.- El post de los Toros de Tijuana levanta expectativas luego de hacer saber que traen la mira puesta nada menos que en Josh Reddick, mejor conocido como quien fuera el jardinero derecho de los Astros de Houston y que a partir de hace rato es agente libre.  Reddick no fue jalado por ningún otro club este año, así que muy su derecho firmar con quien se le dé la gana y muy en su derecho los Toros por anunciar que lo tienen “en su radar”. ¿Otro pelotero refuerzo de máximo 10 mil dólares al mes?

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La eventual firma que se pudiera hacer abre a su vez un flanco de cuestionamiento acerca de si realmente existe, o no, el tope salarial que tanto se ha mencionado en los años recientes en la LMB. Vamos, el club fronterizo ya anunció a Fernando Rodney, Addison Ruseell y con Reddick estarían sacudiendo la mata con otra contratación supuesta de máximo 10 mil dólares mensuales. Y conste, todo en un año de presunta austeridad y de rol de juegos recortado. ¿Nada para dejar en claro, entonces?

APERTURA.- El inicio de las Grandes Ligas ha traído algunas revelaciones, tales como el buen paso inicial de los Rojos de Cincinnati, los Astros de Houston o los Filis de Filadelfia y, en contraparte, el mal arranque de los Atléticos de Oakland. Nada es definitivo, apenas es el comienzo, ya habrá tiempo de cerciorarse de si las tendencias actuales lo serán a lo largo del rol de juegos, que no es nada corto. Lo único cierto hasta el día de hoy es que ya empezarán a candidatear a Mike Trout a MVP de la Liga Americana, que lo vistan de Salón de la Fama desde ya y que Rob Manfred siga innovando en aras del beisbol, que le dictan que regule. Nada nuevo bajo el sol.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo