Opinión

Urías, la fama y un draft

RINCÓN BEISBOLERO

Por  José Carlos Campos

Incidente. Quien tenga la suerte de vivir alejado de las redes sociales e informado a través de los medios tradicionales, seguramente se enteró de manera plana del incidente que tuvo Julio Urías en Los Ángeles y en el que se acusa que fue asunto de violencia doméstica.

Ya en las redes, el asunto se llenó de calificativos, suposiciones hechas sentencias, juicios sumarios al estilo y hasta condenas adelantadas. Todo el estilo de los tiempos que vivimos.

Sin pretender defender al joven pelotero, digamos que para nosotros los hechos nos parecen borrosos, nada claros y que muy poco ayudan a discernir los niveles de culpa que se quieren achacar. En todo caso, será la justicia gringa la que se encargue de ello.

Lamentamos que la carrera de Urías sufra tan grave tropezón y más lamentamos que en lo que es ya una costumbre, sea hoy víctima del linchamiento por parte de las hordas digitales, ese no tan imaginario sector que usando el término en boga, se sube al tren del mame sin esperar más detalle.

Cae la piedra y anuncian meteorito.

Habremos de esperar lo que la justicia diga, por un lado, y lo que Grandes Ligas y los Dodgers determine por su cuenta. Que se definan los hechos, responsabilidades y culpas. Si el hecho se encuadra dentro de lo que realmente representa lo que es la violencia doméstica, que se castigue cual debe. Y si no, ¿habrá quien se baje del tren?

Draft.  Será el día 21 de mayo cuando se lleve a cabo en Monterrey el draft de expansión de la Liga Mexicana, evento armado para que los Sultanes locales y los Algodoneros de Guasave se surtan del material humano para integrar sus rosters.

Por cierto, los peloteros no llegarán gratis, ya que el costo de la franquicia incluye la adquisición de dichos jugadores, aunque en el caso de los Algodoneros, por lo pronto no hay quién aparezca como pagano, ni empresarios ni lana que llegue del Fonden franciscano.

Ambas partes (los clubes de expansión) ya tienen en sus manos las listas de los muchos peloteros que los ocho clubes aportantes colocaron como disponibles. Algunos de esos ocho clubes enviaron una lista de hasta 30 peloteros, destacando jóvenes y los llamados libres, muchos de los cuales estaríamos viendo este año ser dados de baja en el draft nacional.

Sultanes y Algodoneros, entre ambos, elegirán a un total de 64 jugadores (32 cada uno), bajo la regla de que no podrán ser más de cuatro de un solo club.

Este roster inicial será enriquecido con lo que elijan en el draft nacional y más tarde con los ocho extranjeros a usar en la primera vuelta de la campaña 2019-2020 que bajará a seis en la segunda mitad.

Medida. Hablando de tuercas, una medida muy interesante es que Monterrey y Guasave tendrán derecho a contar hasta con tres jugadores mexicano-estadounidenses pero esto será no sin que antes se haya elaborado una lista (aprobada por la asamblea de presidentes) que se valide debidamente y sea muy depurada.

Esto es, en la LMP no se podrá ver jugar como mexicano, por ejemplo, al “mataFranklin” Chris Carter o peloteros a quienes se ha supuesto nacieron en Coahuila y puntos intermedios.

La medida es para dar oportunidad a exclusivamente a quienes hacen del spanglish su lengua de uso corriente.