Opinión

Significado del pesebre

LA VOZ DEL PAPA

Por  José Martínez Colín

Para saber. En un salón de clases de primaria, los niños colocaban las piezas del nacimiento. Un niño dijo: “Deberíamos cambiar de lugar al niño Jesús y a Herodes”. “Hay que poner al Niño Dios en el palacio y a Herodes en el pesebre”. Los sentimientos del niño eran buenos y justos, pero la realidad fue otra. A ello nos conduce la reciente carta del papa Francisco: “El hermoso signo del pesebre”. Ahí, el Papa nos alienta a poner un nacimiento, en los hogares, escuelas, trabajo, hospitales, cárcel... Son un anuncio, alegre y sencillo, del misterio de la encarnación del hijo de Dios. 

Para pensar. Poner el nacimiento o belén es una tradición, pero, ¿cuándo surgió esta costumbre? En su carta el papa Francisco nos la explica. Fue San Francisco, quien en diciembre del año 1223, en Greccio, Italia, le pidió a un hombre, de nombre Juan, que lo ayudara a representar la escena del nacimiento de Cristo. El 25 de diciembre muchas personas llegaron con flores y antorchas. Y había un pesebre con el heno, el buey y el asno. Un biógrafo describe que uno de los presentes tuvo una visión maravillosa: vio acostado en el pesebre al mismo niño Jesús. El nacimiento nos une a todos llenos de alegría, uniéndonos también al mismo acontecimiento. 

Para vivir. Cada nacimiento contiene signos. El pesebre, donde la Virgen María recostó a Jesús, era donde los animales comían, significando que Jesús es alimento. El nombre de belén significa “casa del pan”. Y Jesús se definirá como “el pan bajado del cielo” y nos invita a comer su cuerpo en la eucaristía. Podemos contemplar en el nacimiento el gran amor de Dios que desea nos unamos a Él. Estos días podemos acercarnos a la eucaristía con mayor agradecimiento. (articulosdog@gmail.com) 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo