Opinión

El Ipade y “el método del caso” para la identificación y resolución de conflictos en beneficio del crecimientoeconómico y mejoramiento de la sociedad

SOCIEDAD Y DERECHO

Por  Juan Bautista Lizárraga Motta

El Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa o Ipade, por sus siglas, es la Escuela de Negocios de la Universidad Panamericana. 

Catalogada como una de las mejores del mundo, fue fundada en la Ciudad de México en 1967 por varios prominentes hombres de empresa, entre quienes destaca, sin duda, como el más relevante de todos, don Carlos Llano Cifuentes, quien fuera uno de los filósofos, empresarios, profesores y escritores más importantes de la intelectualidad mexicana de la segunda mitad del siglo XX.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Devoto Numerario del Opus Dei (Obra de Dios), quien también fundará la prestigiosa Universidad Panamericana.

La misión fundamental de Ipade continúa siendo la misma desde sus inicios: el perfeccionamiento de los máximos dirigentes de las empresas en México, bajo los principios fundamentales de profesionalización, integración, promoción del sentido de responsabilidad social y ética del empresario en el ámbito de su vida familiar y personal.

Lo que distingue a Ipade del resto de las más importantes escuelas de negocios del mundo (como la Harvard Business School, Kellogg School of Managment o, incluso, de la International Institute for Management Development, o IMD, en Suiza) es el enfoque humanitario de aquella, el cual se define por priorizar el bienestar de los integrantes de las compañías y de la sociedad, incluso, por sobre la rentabilidad de estas (sin que necesariamente signifique tener que sacrificarla), creando un ecosistema funcional en el cual puedan coexistir ambas en una simbiosis eficaz, considerando al ser humano como el centro y fin de toda la vida económica y social, así como al trabajo como el medio para ser mejores personas.

El sistema de enseñanza implementado con éxito por Ipade es “el método del caso”, el cual consiste, en esencia, en que los alumnos aprendan sobre la base de experiencias y situaciones de la vida real, permitiéndoles así construir su propia educación en un contexto que los aproxime a su entorno. Se basa en la participación activa y en procesos colaborativos y democráticos de discusión de la situación reflejada en un caso, en el cual se representan situaciones complejas planteadas de forma narrativa, a partir de datos que resultan ser esenciales para el análisis, exigiendo a los estudiantes poner en práctica herramientas como la observación, escucha, diagnóstico, toma de decisiones y participación en grupo, orientados a la colaboración.

El método del caso es utilizado, además del área de negocios, en la de las leyes, la medicina y la administración, entre otros muchos.

Este sistema permite analizar una situación desde una perspectiva global, pero también desde una particular, logrando un enfoque multidimensional, con lo que se pueden identificar los conflictos existentes y sus posibles soluciones, de manera tal que sea posible trazar y ejecutar planes efectivos para hacer posible estas.

Valdría la pena hacer una seria reflexión respecto a cuales situaciones críticas de las muchas que aquejan a nuestro país, podrían mejorarse implementando el método del caso, desde un punto de vista verdaderamente humanitario y social.

Como siempre, un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado, pero, sobre todo, de utilidad. ¡Hasta la próxima!

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo