Opinión

Pago de daño moral en tratándose de menores de edad

SOCIEDAD Y DERECHO

Por  Juan Bautista Lizárraga Motta

La reparación del daño, derivada de la comisión de un delito, constituye un derecho humano reconocido en el artículo 20, apartado C, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a favor de las víctimas del delito.

En los casos en que la víctima del delito sea menor de edad, la protección de sus derechos, entre los que se encuentran la reparación del daño moral, adquiere mayor relevancia aún, debido a la protección superior que el Estado mexicano está obligado a proporcionar a la niñez.

Por ello, en el evento de que la víctima del delito sea menor de edad, el juez debe determinar la reparación del daño moral procurando que la satisfacción de ese derecho se cumpla de manera integral y eficaz, protegiendo los intereses del infante afectado.

De modo tal que, con base en la protección de los derechos superiores de los niños, para la determinación de la cuantificación y cualificación del daño moral, así como su reparación, el juez debe considerar “la esfera íntegra de los derechos de la infancia y no solo la afectación material directa”, así como su desarrollo previsible a futuro, en relación a los daños tanto físicos como psicológicos y emocionales de los menores víctimas del delito.

De ahí que, la reparación del daño en tratándose de menores de edad, deberá incluir, no solo los costos del tratamiento médico, terapéutico y rehabilitación física y ocupacional y de servicios jurídicos, sino también la indemnización por daño moral; el resarcimiento derivado de cualquier otra pérdida sufrida por la víctima generada por la comisión del delito, y los gastos permanentes a consecuencia de este.

Lo anterior de conformidad con el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que prevé la obligación del Estado de garantizar el pleno respeto, satisfacción y ejercicio de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, así como su sano desarrollo, lo cual se fundamenta y encuentra sustento en la dignidad del ser humano y en las condiciones propias de la niñez.

Tal como lo sostiene la tesis de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de rubro: Menor de edad víctima del delito. Reparación del daño en su favor, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta en diciembre de 2015.

Como siempre un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y, sobre todo, de utilidad. ¡Hasta la próxima! 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo