Opinión

Abuso de autoridad y la medida provisional del artículo 111 del CNPP

SOCIEDAD Y DERECHO

Por  Juan Bautista Lizárraga Motta

Foto fachada de Clínica Mi Salud en Los Mochis(Jorge Cota / Debate)

Foto fachada de Clínica Mi Salud en Los Mochis | Jorge Cota / Debate

El pasado jueves 19 de noviembre tuve la fortuna de participar como asesor jurídico de Mi Salud, en el procedimiento en el que se otorgó por primera vez en los Juzgados de Primera Instancia de Control y de Enjuiciamiento Penal, Región Norte, del Poder Judicial de Sinaloa, la medida provisional prevista en el artículo 111 del Código Nacional de Procedimientos Penales.

La medida fue otorgada para reaperturar la clínica de Mi Salud, ubicada en el centro de la ciudad de Los Mochis, Sinaloa, que una semana antes fuera clausurada (ilegalmente) por órdenes de funcionarios del municipio de Ahome.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Esta medida provisional (o cautelar), fue solicitada por Mi Salud, con motivo de la denuncia penal por el delito de “abuso de autoridad”, interpuesta por aquella, en contra de los funcionarios municipales que intervinieron en la clausura de dicho establecimiento.

La juez de control, licenciada Julia Palafox Vega, consideró procedente el otorgamiento de la medida, al reunirse los requisitos señalados en el artículo 111 del CNPP, tales como: 1.- Que el procedimiento penal ya estuviera iniciado (lo que aconteció con la presentación de la denuncia ante la Vicefiscalía Región Zona Norte); 2.- Que la víctima u ofendido (Mi Salud) haya solicitado esta al Órgano Jurisdiccional; 3.- Que la naturaleza del hecho delictivo permita el otorgamiento de dicha medida (restablecimiento de las cosas al estado que tenían antes del hecho delictivo -reaperturar la clínica-); y, 4.- Que hubiera elementos suficientes para decidir sobre dicha medida (los cuales fueron aportados, en la audiencia pública, por la agente del Ministerio Público encargada de la carpeta de investigación).

La juez de control, considerando y ponderando la apariencia del buen derecho (consistente en que reanudara la clínica sus servicios de salud a la población mochitense), así como el peligro en la dilación de la reapertura de este (por los daños irreparables que con la tardanza ocasionaría en la salud de las personas, sobre todo en estos momentos de crisis sanitaria en la que nos encontramos), concedió la medida provisional para que de inmediato se retiraran los sellos de clausurado y reanudara sus servicios dicha clínica.

Con enorme gusto pude constatar la empatía y espíritu de servicio, tanto del personal de la Vicefiscalía como de los Juzgados de Control y de Enjuiciamiento Penal, ante los terribles abusos perpetrados por el Ayuntamiento de Ahome en perjuicio de la salud y bienestar de la población.

Acciones como estas merecen ser compartidas. Otorgan un renovado aire de confianza en nuestras instituciones, dan fe y generan esperanza de que las personas no estamos a merced de gente sin escrúpulos, que por el hecho de tener un transitorio y temporal poder público, se creen todo poderosos e intocables.

¡Muy bien por la Fiscalía y el Poder Judicial del Estado!

Como siempre un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y, sobre todo, de utilidad.

¡Hasta la próxima!

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo