Opinión

El nuevo presidente del Tribunal de Justicia Administrativa de Sinaloa

SOCIEDAD Y DERECHO

Por  Juan Bautista Lizárraga Motta

Por sesión ordinaria celebrada el 3 de abril de este año, la Sala Superior del Tribunal de Justicia Administrativa de Sinaloa, por unanimidad de votos, eligió como nuevo presidente al magistrado Jesús Iván Chávez Rangel, quien desempeñará dicho cargo por el periodo comprendido del 18 de abril de 2019 al 18 de abril de 2022.

El Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Sinaloa es un órgano constitucional autónomo encargado de dirimir las controversias que se susciten entre la administración pública estatal y municipal y los particulares.

Al ser autónomo, no pertenece ni depende de los Poderes Ejecutivo, Legislativo ni del Judicial.

Puede imponer, conforme lo disponga la ley, las sanciones a los servidores públicos locales y municipales, por responsabilidad administrativa grave, y a los particulares que incurran en actos vinculados con dichas faltas, derivadas esencialmente por actos de corrupción, motivo por el cual su autonomía e independencia de los Poderes políticos estatales es esencial y fundamental.

También tiene facultades para fincar a los responsables el pago de las indemnizaciones y sanciones pecuniarias que deriven de los daños y perjuicios que afecten a la Hacienda Pública estatal o municipal o al patrimonio de los entes públicos locales o municipales. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 109 bis de la Constitución Política del Estado de Sinaloa.

El Tribunal de Justicia Administrativa está integrado por una Sala Superior, conformada por tres magistrados y, por las Salas Regionales Centro, Norte y Sur ubicadas en Culiacán, Los Mochis y Mazatlán, respectivamente, y una sala especializada.

El magistrado Jesús Iván Chávez Rangel es licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Sinaloa, maestro en derecho Constitucional y Amparo por la Escuela Libre de Derecho de Sinaloa, cursó un postgrado de especialización en Constitucionalismo y Garantismo en la Universidad de Castilla-La Mancha, en Toledo, España, así como el postgrado en Ciencia Política y el postgrado en Derecho Tributario y en Derecho Parlamentario, ambos en la Universidad de Salamanca, España.

En su amplia actividad profesional dentro del servicio público se ha desempeñado como secretario general, magistrado supernumerario, magistrado numerario y finalmente magistrado presidente del Tribunal Estatal Electoral de Sinaloa, fue jefe del Departamento de Asuntos Jurídicos del Congreso del Estado de Sinaloa, asesor jurídico de la Secretaría General de Gobierno del Estado de Sinaloa, adscrito a la Unidad de Estudios Constitucionales y Legislativos, también fue coordinador de Organización Electoral del Instituto Electoral del Estado de Sinaloa, secretario de Presidencia del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, secretario de Acuerdos y magistrado de la Sala Superior del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Sinaloa y actualmente magistrado presidente de dicho órgano autónomo.

Jesús Iván Chávez Rangel, de alrededor de 40 años de edad, es una persona culta, de trato amable y cordial, quien cuenta con prestigio de persona honesta y gran capacidad profesional, con basta experiencia en el servicio público sinaloense, por lo que conoce bien la situación de la administración pública estatal; tiene ante sí un gran reto, pues no solo se trata de administrar justicia en materia administrativa, lo cual de suyo resulta bastante complejo, sino también, quizá igual de importante, la de saber sortear las situaciones, que de seguro se le presentarán, derivadas, como es lógico, de presiones de los diferentes actores políticos en situaciones concretas que se pongan a consideración del Tribunal que hoy preside, mantener la autonomía e independencia en su labor jurisdiccional, las cuales resultan fundamentales para el debido desempeño de su función. Le deseamos mucho éxito en su encargo respecto del cual estaremos muy atentos.

Como siempre, un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y, sobre todo, de utilidad.

¡Hasta la próxima!