Opinión

La regulación de los viajes comerciales al espacio ya es una realidad

SOCIEDAD Y DERECHO

Por  Juan Bautista Lizárraga Motta

Lanzamiento del cohete Crew Dragon(Foto: AFP)

Lanzamiento del cohete Crew Dragon | Foto: AFP

Una gran noticia, que nos debe de llenar de esperanza y optimismo, es la acontecida el pasado sábado 30 de mayo, día en el que se llevó a cabo, con éxito, el primer lanzamiento de un vuelo comercial privado y tripulado a la estación espacial internacional.

La responsable de esta proeza fue la empresa SpaceX, la cual, con el auspicio de la NASA, puso en órbita a los pilotos Doug Hurley y Bob Behnken, a bordo de la cápsula Crew Dragon, en la misión Demo 2.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Esta empresa fue la primera en lograr que sus cohetes regresaran a la Tierra después de un lanzamiento, lo que permite que sean reutilizables y, a su vez, disminuyan enormemente los costos de una misión espacial. Para la NASA es clave poder realizar lanzamientos más baratos, de ahí el interés en estimular un mercado de vuelos comerciales al espacio.

El creador de esta gran hazaña es el emprendedor, billonario y visionario Elon Musk, fundador de Tesla y PayPal, quien es el responsable de haber cambiado para siempre la forma en que entendíamos las industrias del automóvil eléctrico, de la energía solar, de la inteligencia artificial y, ahora, del vuelo espacial privado.

Esto también representa una nueva era para la ciencia del derecho, pues podríamos estar ante la creación de una inédita rama y área de estudio, la del “derecho aeronáutico espacial privado”.

Recordemos que el objeto y fin del derecho es el de regular toda conducta humana, marcando reglas, normas y pautas, en busca, ante todo, de que estas se den con la mayor certeza, legalidad y justicia posibles, en todos los actos y negocios jurídicos de que se traten.

De la misma manera en que hace 200 años era impensable, y hasta absurdo, considerar la existencia de un derecho aeronáutico, ahora estamos, muy probablemente, ante el nacimiento de una nueva rama del derecho, la de la regulación de los vuelos espaciales privados comerciales y, más adelante, por qué no, de un “derecho interestelar privado”.

Mas allá del logro tecnológico que significa este lanzamiento, que marca el inicio de los vuelos espaciales comerciales, este acontecimiento bien podría ser el comienzo de toda una nueva era para la humanidad, el de la posibilidad de colonizar otros planetas y, con ello, una mayor oportunidad de éxito para la supervivencia de la especie humana, la cual, ahora más que nunca, se ha visto amenazada, tanto por la terrible pandemia sanitaria que estamos viviendo como por los desastres naturales provocados, principalmente, por el cambio climático, debido, en su mayoría, a la contaminación y emisión de gases de efecto invernadero hechos por el hombre.

Como siempre, un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y, sobre todo, de utilidad.

¡Hasta la próxima!

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo