Opinión

Cuando las bodegas vs los centros comerciales

EN LA PELOTA

Por  Juan Vené

Coral Gables, Florida (VIP WIRE)  CUARTA COLUMNA DE LA SERIE DE SEIS.

La Super Liga de Beisbol Profesional de Invierno (SLBPI) tiene su espacio ganado a través de la entusiasta y consecuente fanaticada de nuestros países.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Pero, si algunos de los actuales propietarios de equipos reacciona como lo hicieron los bodegueros, cuando, hace 60 años, les hablaban de supermercados, solo basta demostrarles lo que ha ocurrido.

Al margen del deporte y el espectáculo, la SLBPI será una fuente de trabajo extraordinaria: solo a 25 peloteros por equipo, más cinco de reserva, serían mil 320, y agreguen 44 mánagers, 220 coaches, masajistas, personal de cada estadio y anexos.

De manera conservadora estimo que se abrirían unos siete mil puestos de trabajo.

Por eso consulté a la oficina del comisionado y recibí esta respuesta: “La idea parece muy positiva para el beisbol, su economía y su prestigio internacional, pero hay que estudiarla minuciosamente”.

Sería de desear que los actuales propietarios de equipos de invierno discutan la posibilidad. Es importante hablar con los ejecutivos de Padres y Marlins, a ver si les parece bien tener en casa a donde poner a jugar a sus peloteros durante el invierno para curar lesiones y para curtir novatos.

Hasta 1960 las Mayores fueron ocho equipos por Liga. Pero vieron la posibilidad de expandirse, de hacer más grande el deporte, el espectáculo y el negocio. Los temerosos veían a California muy lejos para tener socios allá, ya que por mucho tiempo había sido un negocio exclusivo del este, hasta San Luis.

Pero la respuesta de los nuevos equipos no ha podido ser más exitosa. Tanto que ya estudian cómo llevar las Ligas de 30 a 32 franquicias. En las oficinas de la Confederación del Caribe y el Pacífico, no contestaron las llamadas, lo que es costumbre en esos predios.

Deseaba preguntarles si les llama la atención el proyecto, si tenían gente capaz de estudiarlo, si creen en tal sueño. Pero un propietario de equipo de México, quien pidió se guardara su nombre, me dijo:

“Me encanta idea. Ver a mi equipo en cada campeonato jugar en diferentes países, sería alucinante. ¿Te imaginas, un día en Miami, otro en Barranquilla y después en Dominicana?... Una pelota realmente internacional, mucho más allá de los juegos inter-ligas y todos esos experimentos que de nada han servido”. 

Cierto. La inercia amenaza con llevar a su final a la Confederación del Caribe y el Pacífico, lo que sería un desperdicio tras tan bonita historia de nuestra pelota.
Mañana: el gran negocio de los actuales propietarios del beisbol de invierno.

ATENCIÓN. Puedes leer el archivo de Juan Vené en la Pelota, en El deporte vuelve a unirnos.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo