Opinión

Scott Boras, un real peligro para el beisbol

EN LA PELOTA

Por  Juan Vené

Coral Gables, Florida. (VIP-WIRE).- Si el coronavirus y los cu***picosos lo permiten, esta columna cumplirá, en octubre, 60 años prestando servicio diario, de lunes a domingo.-

“El beisbol es lo único ordenado y justo en este mundo. Si tienes tres strikes ni el mejor abogado del mundo te puede embasar”… Bill Veeck.-

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

-o-o-o-o-

¡¡Eeey, Rob Manfred!!, un juego de Grandes Ligas de nueve innings duró 75 minutos, 1.15, y jugaron sin designados, no limitaron las visitas de los mánager al montículo, ni fijaron los outs que debía hacer cada relevista, no regalaron corredores en segunda base en extrainnings ni apuraron a los lanzadores. Solo estaban dedicados a jugar y no a atender al negocio de la televisión. Eso ocurrió en el West Side Park de Chicago, el 26 de mayo de 1900, los Orphans ganaron 1-0 a los Superbas de Brooklyn…

Además, en Japón, Korakuen Stadium de Tokio, un juego ¡de 28 innings! duró apenas tres horas 47 minutos, el 24 de mayo de 1942. Quedaron empatados a cuatro carreras, Nagoya y Taiyo. Dos pitchers lanzaron toda la ruta, Michio Nishizawa por Nagoya, 311 lanzamientos y Jiro Noguchi, de Taiyo, 344.

¡Cuidado, muchachones! Entre tantos enemigos del beisbol, incluso Manfred y sus socios de las cadenas de televisión, hay que agregar al peligroso Scott Boras. Es el único agente de peloteros que interviene, opina y discute en los problemas de los bigleaguers con Major League Baseball. Es un poder inmenso, no solo por el alto número de bigleaguers que tiene bajo firma, sino porque todos son de contratos multimillonarios. Solo este año ha firmado por más de mil 200 millones de dólares.

Cuando exija algo habrá que oírlo y cuidarse mucho. No le importa el beisbol ni siquiera sus representados, lo único que le cuenta es su dinero. El lanzador de los Rojos, Trevor Bauer, lo dijo sin tapujos…: “Sería mejor que Scott Boras se mantuviera fuera de los negocios de la Major League Baseball Players Association. Es un intruso que trata de interferir en nuestras gestiones sin tener el menor derecho”.

¡Un ridículo abusador! No obstante, la situación actual no es el mayor peligro que representa el voraz agente. El drama mayor podría presentarse cuando el año que viene, peloteros y propietarios discutan el nuevo contrato al negociar con las empresas de la televisión. El caballero es más peligroso que un chimpancé con una hojilla.

¡¡Peligro, alerta!!
Ya el poder de los dólares de la televisión está destrozando el deporte espectáculo con bateador designado en ambas Ligas, corredor de regalo en segunda en todos los innings extras, tres bateadores por relevista, el cronómetro entre lanzamientos y demás caprichos televisivos.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.  

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo