Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Juan, el carpintero, construyó para él la peor de las casas

HISTORIAS Y AVENTURAS

Cada día, quienes apreciamos las bondades del mar, nos empeñamos en destruirlo y contaminarlo, al igual que lo hacemos con la tierra, no hay conciencia.

La historia de Juan está contenida en un libro de reflexión y desarrollo humano, se trata de un hombre que desde su niñez aprendió de sus ancestros el arte de la carpintería, de la que vivió hasta su muerte.

No era Juan un carpintero cualquiera, se esmeró siempre en hacer las cosas muy bien, de tal suerte que tomó fama y un buen día el dueño de una empresa lo contrató para que edificara las mejores casas de madera de la región, que luego eran vendidas al mejor postor.

Los materiales con que se edificaban aquellas viviendas eran seleccionados por Juan, quien era exageradamente exigente, nada de tablas torcidas, con botones o polilla, todo de la más alta calidad, y al aplicar la mano de obra todo era preciso, cero errores, la perfección era su sello.

Y así transcurrieron los años, hasta que Juan, quien a lo largo de su carrera como carpintero había construido cientos de hermosas y resistentes casas, decidió jubilarse y se lo notificó a su patrón, quien, gustoso, accedió a su derecho.

Era tiempo de descansar y disfrutar la vida al lado de su familia, mas Juan recibió una última solicitud de su patrón, quien le pidió que construyera una casa adicional, y este de mala gana aceptó.

Levantó así la más horrible de todas las casas, hecha con tablas de segunda clase, llenas de botones, madera sin cepillar, puertas y ventanas chuecas que no se podían abrir, clavos oxidados, todo casi de deshecho.

"La casa está terminada patrón" –Expresó Juan. "Muy bien" —Le respondió— "Esa casa es mi regalo de retiro para ti y tu familia, que la disfruten" y Juan se quedó pasmado.