Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Juegos de azar

SAPIENZA

Los juegos de azar, como son la lotería, los de pronósticos o los casinos, afectan más a la gente con menos recursos que a las clases pudientes porque es indudable que la gente necesitada recurre con mayor frecuencia a ellos en busca de salir de pobre. Dinero que podría ayudar a la economía familiar se tira pues ciertamente muy poca gente ganará algún premio. En este negocio participan tanto el gobierno, el crimen organizado, así como empresarios. Nadie conoce los costos sociales de las apuestas pero es indudable que la gente se endroga en no pocas veces para poder jugar. Otros privan a la familia de beneficios debido al dinero que pierden. Por cada persona que gana algún premio, hay miles que perdieron poco o mucho dinero. Cuando se hagan estudios serios sobre el impacto de los juegos de azar en la sociedad quizá se descubran los mismos patrones que se dan en otros lados. Por ejemplo, en Estados Unidos la tasa de delitos en las comunidades que se apuesta es el doble del promedio nacional, y las autoridades calculan que por cada dólar que entra vía impuestos, se gasta el triple en costos judiciales y asistencia social. El apostador compulsivo estadounidense debe en promedio $80,000 dólares, y debido al juego, se invierte más en apuestas que en educación. En el fondo, los juegos de azar tienen como finalidad estafar pues se estudian muy bien las probabilidades matemáticas para que sea siempre la casa la que gana. Aunque afecta a muchos, unos pocos son los que gastan mucho. En California una quinta parte de los adultos compra más del 70 por ciento de los boletos de lotería. Pese a todas las desventajas que significa el juego, cada vez proliferan más los juegos de apuestas. Basta ver la televisión para darnos cuenta de ello. Cada día proliferan más los casinos, que cuando son motivo de noticia, nunca es por motivos altruistas sino por cuestiones negativas o cuestiones delictivas. Aunque se han vuelto legales, los casinos no eliminan las apuestas ilegales porque hay gente que prefiere apostar con corredores clandestinos pues lo pueden hacer a crédito, y en caso de ganar no pagan impuestos como sucede con la lotería nacional. Pese a la legalización del juego siguen incrementándose las apuestas ilegales. Legales o ilegales, las apuestas empobrecen a la gente.