Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

*Jugar en equipo *No separar a Jesús de su Iglesia

LA VOZ DEL PAPA

1) Para saber. El papa Francisco ha iniciado unas reflexiones sobre la Iglesia. Recordó que ser cristiano significa pertenecer a la Iglesia. Cuando una persona se presenta con su nombre y apellido, dice su pertenencia a una familia. Así, cuando alguien dice "soy cristiano", señala su nombre y su apellido es: "pertenezco a la Iglesia". El cristiano nunca va solo, ni va cada uno por su lado. Dice el Papa, "nadie se hace cristiano por sí mismo. Si creemos, si sabemos orar... es porque otros han vivido la fe y luego nos la han transmitido... Esto es la Iglesia: es una gran familia, en la que se nos recibe y se aprende a vivir como creyentes y discípulos del señor Jesús".

2) Para pensar. Ahora, en un ambiente futbolístico, el Papa nos recuerda que en la Iglesia no existe el "hazlo tú solo", no existen los "jugadores libres". Los jugadores no sólo juegan en un equipo, sino que juegan en equipo: todos se ayudan entre sí para ganar el partido.

En la Iglesia también estamos acompañados y la meta es amar a Dios salvando el alma. Por eso, no podemos caer en la tentación de pretender vivir sin la Iglesia. A veces, dice el Papa, "escuchamos: «yo creo en Dios, creo en Jesús, pero la Iglesia no me interesa»… y eso no está bien". Es una tentación peligrosa y dañina pretender tener una relación directa con Dios fuera de la comunión y de la mediación de la Iglesia. ¡Parece que queremos enseñarle a Dios cómo deben ser las cosas! En vez de aceptarlas como Dios las ha dispuesto. Si Dios dispuso perdonar nuestras culpas a través del sacramento de la penitencia, no podemos cambiarlo: «No, eso está mal. Yo me confieso directamente con Dios sin necesidad del sacerdote ni de la Iglesia». Nos olvidamos que él es el ofendido y nuestro Creador.

3) Para vivir. No podemos olvidar que dependemos absolutamente de Dios y ha dispuesto todo de la mejor manera para que alcancemos la felicidad.

El Papa terminó pidiendo a la Virgen María, Madre de la Iglesia, la gracia de no caer en la tentación de pensar que se puede prescindir de los otros y de la Iglesia, pues no se puede amar a Dios fuera de la Iglesia.

(articulosdog@gmail.com)