Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Justicia lenta

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Está por cumplirse dos años del asesinato de la maestra universitaria Perla Lizet Vega, y todavía no se ha hecho justicia, a pesar de que hay un detenido que se declara inocente y víctima de tortura para aceptar la culpabilidad del hecho.

El caso actualmente se encuentra en el Primer Tribunal Colegiado de Circuito con sede en Mazatlán, en donde se lleva el juicio de revisión al amparo en este caso de homicidio, ha tenido un reacomodo luego de la incorporación de uno de los magistrados que se encontraba ausente, y quien ahora deberá comenzar a estudiar el caso para conocerlo y poder dar una resolución, la cual será votada en este órgano juridisccional. El detalle en este caso es que de acuerdo a los tiempos perentorios, ya debió haberse resuelto.

La resolución de esta instancia será determinante para conocer si Juan Carlos Cristerna Fitch, acusado de asesinar a Perla, será sentenciado o dejado en libertad por el juez que lleva el caso, cuyo argumento de defensa es la violación a los derechos humanos, de la cual fue víctima por parte de elementos de la Policía Ministerial y agentes del Ministerio Público, quienes lo detuvieron y presentaron ante el juez.

Ante estos hechos, la defensa de Cristerna Fitch obtuvo un amparo de un juez federal que ordenó al juez séptimo que dejara sin efecto el auto de formal prisión, resolución que fue impugnada mediante un juicio de revisión ante el Tribunal Colegiado de Mazatlán.

Han sido muchas las demandas de justicia por parte de amigos y familiares de Perla Vega, pero hasta el momento siguen en espera de que el juez dicte una resolución definitiva del caso y se haga justicia.

Pero en caso de que se resuelva a favor del acusado, y Juan Carlos Cristerna sea liberado, será un fracaso monumental para la PGJE, pero no es el único que pudieran perder, ya que también está por resolverse el caso del crimen de Alfredo Cuen, donde la viuda, Yesenia Graciano, es la única indiciada, y también ha alegado haber sido víctima de tortura para declararse culpable. Con esto, el cargo del procurador Marco Antonio Higuera está en el aire.