Selecciona tu región
Opinión

Mariana Rodríguez: La emprendedora influencer que definió una elección, ¿Creer en si misma fue definitivo?

CÓDIGO MORADO

Por Karla Doig Alvear

-

Emprender no es nada fácil, eso lo sabemos todos, requiere de mucho trabajo, esfuerzo y dedicación, sin embargo, siendo mujer en un país tan profundamente machista, como el nuestro, es 10 veces más difícil. Y aún así, pese a todas las trabas y obstáculos que esto implica, hubo una mujer que logro triunfar como ninguna otra.

Mariana Rodríguez Cantú es una mujer de 25 años nacida en Nuevo León, Licenciada en Psicología Organizacional, emprendedora, modelo, influencer, esposa del actual gobernador electo de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda y sobre todo, estratega fundamental para la campaña de su esposo. Y es que cuando Samuel fue candidato a gobernador en las pasadas elecciones de julio de este año, Mariana impulsó de manera inteligente e innovadora su campaña en redes sociales, acompañándolo a salir por las calles y documentando cómo Samuel se acercaba a la gente en cada uno de sus eventos de campaña.

El impacto de las redes de Mariana en la campaña de su esposo fue tal que hoy el Instituto Nacional Electoral (INE), aprobó multar con 55 millones 470 mil pesos a Movimiento Ciudadano, con 448 mil pesos a Samuel García, y además, el Consejo General aprobó sumar otros 27 millones 860 mil pesos por la promoción en redes de Mariana a gastos de campaña. Esto bajo el argumento de que al ser ella una influencer que cobra por la promoción de productos, sus publicaciones debieron de haberse fiscalizado.

Pero ¿quién es Mariana Rodríguez y cómo es que se ha convertido en una de las mujeres con mayor influencia en el país?

Es una mujer que, de acuerdo con sus mismas palabras, ha trabajado desde los ocho años, vendiendo comida, organizando campamentos de verano en su casa, siendo asistente y maestra de clases de baile, incursionando en el modelaje a los 15 años, vendiendo ropa, mochilas y hasta su propia marca de cosméticos Mar cosmetics. Asimismo, Mariana se ha destacado por apoyar a los emprendedores de Nuevo León a través de sus redes sociales en donde ha logrado un posicionamiento exitoso con más de 1.8 millones de seguidores tan solo en Instagram.  

De igual modo, cabe recalcar que Mariana siempre se ha destacado por ser una mujer con una gran inteligencia emocional y, particularmente en el contacto que mantiene con su público, como una persona sumamente sensible, auténtica, creativa y empática. Y frente a las críticas y ataques a los que inherentemente te expones al ser una figura en redes sociales, Mariana ha demostrado una gran tenacidad al nunca dejarse afectar por esto y siempre creer en ella misma.

Todas estas características que tiene Mariana se hicieron evidentes en la forma en que llevó la campaña electoral de su esposo en las redes sociales, donde a través de mensajes positivos, canciones, y cápsulas que mostraban las propuestas de Samuel, fue abriéndole paso a éste en las encuestas de popularidad. De acuerdo con el periódico Reforma, antes iniciar campañas, Samuel García pasó del cuarto al primer lugar en encuestas en Nuevo León, todo gracias al posicionamiento del cual fue clave Mariana.

Esto es sumamente significativo porque Mariana se convirtió en una de las figuras más influyentes en política en un país machista, y sobre todo en uno de los estados más conservadores de México. Lo cual no hace más que fortalecer el mensaje que Mariana siempre ha transmitido, el de ser una mujer fuerte y empoderada que busca ser un ejemplo para sus seguidoras de que las mujeres pueden lograr todo lo que se propongan. El liderazgo de Mariana ha hecho que muchas se animen a perseguir sus proyectos, a empoderarse y a creer en ellas mismas y ¿por qué no? a participar en política.

Ya será trabajo de las autoridades electorales decidir lo que pasará con las multas, pero sin importar lo que acuerden, eso no quita que hoy Mariana es un ejemplo para las mujeres de seguir adelante pese a todo, y que el ser una mujer en México no es una limitante, sino una fuerza y un orgullo.

Síguenos en
Más sobre este tema