Selecciona tu región
Opinión

Entrevista con la Dra. Fabiola Alanís Sámano, Titular de la CONAVIM: La importancia de las Alertas de Género (Primera parte)

CÓDIGO MORADO

Por Karla Doig Alvear

-
audima

La violencia contra las mujeres está cada vez más visibilizada y las Alertas de Género son un gran ejemplo de esto; un mecanismo que consiste precisamente en diagnosticar y erradicar la violencia contra las niñas y mujeres en el país, a través del cual se emiten recomendaciones para cada entidad considerando la complejidad del espacio con alerta, cumpla con su trabajo.

Actualmente, esta administración ha decretado siete alertas de género, el mayor número en tres años, incrementando su personal para atenderlas especialmente y, por primera vez en la historia, contratando personal especializado para lograr un mayor avance.

Para saber más sobre este mecanismo único en el mundo y del trabajo desempeñado por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM) de la Secretaría de Gobernación, entrevisté a su Titular, la Dra. Fabiola Alanís Sámano.

¿Cuál es la importancia de que se decrete la Alerta de Género? 

La Alerta de Género es un mecanismo único en su tipo, integrado en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que es nuestra guía para hacer política pública y está pensada para ser declarada en aquellos territorios, municipios, espacios de nuestro país en donde se identifique que hay una mayor incidencia de violencia contra las mujeres y niñas. Este mecanismo permite visibilizar el problema y está pensado para que intervengan las autoridades de los tres niveles de gobierno. 

¿Ha sido una buena política para erradicar la violencia contra las mujeres? ¿Por qué? 

Como todo mecanismo y como todo lo que hacemos en la vida, necesitamos repensarlo, siempre hay áreas de oportunidad, siempre hay cosas que corregir, siempre tiene que prevalecer esta visión autocrítica sobre lo que hacemos, entonces el mecanismo está sujeto a una revisión permanente, sobre todo si consideramos que esta gran nación tiene una gran complejidad y que cada entidad federativa tiene sus particularidades y potencialidades.

No es lo mismo hablar de la Alerta de Género en Chiapas, por la composición en las comunidades indígenas, el tema migratorio que también incide particularmente en Tapachula, Suchiate, y otros municipios que de alguna manera se ven impactados por el flujo migratorio. No es lo mismo ahí que en la frontera Sur y Norte en donde también hay una población migrante importante, especialmente en Baja California, que además uno de los componentes de la Alerta tiene que ver por la desaparición forzada de mujeres, que genera una característica particular.

El mecanismo tiene la riqueza de diagnosticar al país, hay lineamientos generales que hay que tomar en cuenta, la Ley General te dice que debes enviar recomendaciones en seguridad, prevención y acceso a la justicia. Sí, todo eso sí, pero cada uno de estos componentes tienen que ser adecuados a las condiciones de cada entidad.

Por lo tanto, si funciona, es una oportunidad cuando las y los gobernantes lo toman como suyo, no como un llamado de atención. De hecho si lo adoptan hasta se les facilita el camino ya saben lo que tiene que hacer en seguridad, salud, etc. 

¿Qué ha hecho la 4ta transformación a través de la CONAVIM para garantizar que se lleve a cabo la Alerta de Género?

Un esfuerzo impresionante e histórico que no se veía desde hace mucho tiempo con dos premisas: la apertura y el diálogo, porque quienes hicieron posible que existiera el mecanismo de alerta, han sido sobre todo por un lado la voluntad y por otro lado la fuerza y la presencia de la movilización del movimiento feminista, y del feminismo parlamentario a través del cual se han logrado todas las modificaciones a las leyes y reglamentos que impactan a las mujeres.
Hemos abierto todas las puertas, escuchado todas las voces, abrazado todas las opiniones, hemos sido autocriticas al garantizar que en el funcionamiento de la alerta participen las organizaciones de la sociedad civil que tienen presencia, que conocen el tema y que fueron las promotoras de la alerta.

Y luego, algo que ya está en la ley pero que hemos venido impulsando es la relevancia de la participación de la academia, las universidades y los centros de investigación que finalmente son generadores de conocimiento, y otra es la responsabilidad del Estado, particularmente del Poedr Ejecutivo, nosotras hemos incrementado nuestro equipo de alertas a más de 20 personas, y esto se complementa con el esfuerzo de las autoridades estatales.  

¿Qué acciones pudieran implementarse para mejorar la eficacia en la Alerta de Género?

El presupuesto; creo que necesitamos más a nivel municipio y estatal. A nivel nacional tenemos un presupuesto histórico que dispersamos este año. Por primera vez en la historia nosotras desde CONAVIM contratamos personal especializado, con micro especialidades para atender la violencia contra las mujeres, antropología forense, médica, todo el tema de ministerios públicos, que también estén especializados con perspectiva de género, delitos, etc. Logramos en convenios con los Estados para que se contrataran casi 800 personas de los recursos de alerta que representaron 121 millones de pesos que respaldamos con equipos formados especiales con perspectiva de género para atender al 911.

Por lo tanto, la violencia contra la mujer es uno de los temas más apremiantes de este país, de ahí que las Alertas de Género representen un avance enorme en la atención a este problema. En la siguiente parte de esta entrevista seguiremos con las preguntas que tienen que ver con cómo avanzar en las recomendaciones de la Alerta y qué es lo que sucede en México con la violencia contra las mujeres que finalmente se está haciendo visible.

Doctora Fabiola Alanís Sámano.
Síguenos en