Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

Dura Navidad. Los industriales de la masa y la tortilla aprovecharon que la población se encontraba en pleno festejo navideño y que la autoridad está de vacaciones o enfocada en los operativos decembrinos para atestar otro golpe al bolsillo de los culiacanenses, y sin decir agua va aumentaron un peso el precio al kilogramo de tortilla. Esta decisión, tomada por la desesperación de algunos de los empresarios tortilleros por los incrementos constates que han tenido en los insumos, tomó fuera de base a la Profeco, que aunque ha evitado varios aumentos, no puede castigar a los industriales porque el precio de la tortilla está liberado. Vaya regalo navideño que recibieron los habitantes de Culiacán en una época donde el consumo de tortilla incrementa por las comidas y las cenas, y todavía faltan los festejos de Año Nuevo, por lo que la “cruda” de este impacto se sentirá más fuerte con la cuesta de enero, que este año pinta más pesada.

Sin uso. Al término de la anterior administración estatal fue lanzada con bombo y platillo por el Gobierno del Estado la aplicación móvil S.O.S. como una herramienta al alcance de la mano para que cualquier persona pueda hacer un llamado de emergencia a la autoridad policial. La estrategia es atractiva y bien recibida, pero no fue socializada, y lo peor es que nunca comenzó a operar porque no se definieron los protocolos. El secretario de Innovación Gubernamental, José de Jesús Gálvez, explicó que la aplicación ya está lista para usarse, pero están esperando que el secretario de Seguridad, Genaro Robles Casillas, dé la señal de inicio porque uno de los puntos que la tiene detenida es la falta de policías para atender esos llamados de auxilio; además de que la aplicación había sido asignada por las anteriores autoridades estatales a la Policía Ministerial, pero ahora pasó a la Estatal.

Segundo intento. En donde esperan que la cuesta de enero no esté tan pesada es en el Gobierno del Estado, donde harán un segundo intento por vender la Casa de Gobierno por medio de una subasta pública, que sería abierta los primeros días del año, cuyo precio piso es de 37 millones de pesos; pero a pesar del interés que había tenido el inmueble y por la zona en que se encuentra, no hubo interesados en participar en la subasta, pero para bajar de precio requieren la autorización del Congreso del Estado. La casa tiene siete años en desuso y actualmente se encuentra deteriorada por descuido y falta de mantenimiento, por lo que tiene que ser derrumbada para que se edifique ahí un nuevo inmueble, y muy seguramente será comercial. Lo que obtengan de esa venta será destinado para remodelar el Hospital General de Culiacán, que tiene muchas carencias en su infraestructura.

Planchan terreno. En su calidad de principal operador político del precandidato presidencial Ricardo Anaya Cortés y del dirigente nacional del PAN, Damián Zepeda, Carlos Castaños Valenzuela sigue con su peregrinación por Sinaloa para preparar el terreno con los panistas para la designación de las candidaturas. Varias fuentes al interior de Acción Nacional nos han comentado que el coordinador del grupo parlamentario en el Congreso del Estado está recolectando firmas de militantes con su aprobación para que las definiciones de posiciones sean por decisión directa del Comité Ejecutivo Nacional, lo que le daría trato preferencial a él, y dejaría sin poder de selección al líder estatal del PAN, Sebastián Zamudio Guzmán, y a su jefe político, Adolfo Rojo Montoya, y a su aliado Alejandro Higuera Osuna (este acaba de ser inhabilitado por el ayuntamiento mazatleco para ejercer cargo o puesto alguno en el servicio público por un periodo de cinco años), quienes estaban en contra de la coalición a nivel local para no perder el control de designar candidatos, y precisamente ahora está a punto de ocurrir lo que no querían, lo que podría provocar más conflictos internos y divisiones, que han causado la debacle del partido en Sinaloa.

No ha llegado Santa. Los priistas siguen en vilo porque ya pasó Navidad y en su partido no les han dado la señal de que son los elegidos para competir por un cargo de elección popular. Los primeros en salir serán los dos candidatos a senadores, luego los siete por las diputaciones federales; después los 18 a presidente municipal, y los 24 a diputado local. Se espera que esta semana haya noticias porque pasan los días y suben el nerviosismo y la incertidumbre por conocer su futuro para el 2018.