Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

Fallan operadores. Por segunda ocasión en menos de una semana, el Gobierno del Estado ha dado muestras de que carece de buenos operadores políticos y que sus funcionarios son incapaces de resolver los conflictos que se presentan en sus áreas de influencia. Sucedió con Alfredo Román Messina, secretario de Salud, quien le estalló en las manos el problema financiero en el Hospital Pediátrico, hasta que las quejas se viralizaron en los medios de comunicación y las redes sociales. Ayer fueron los productores, que han hecho de las protestas parte de su vida cotidiana, ante el incumplimiento y la nula respuesta de las autoridades estatales. De nuevo, el gobernador Quirino Ordaz Coppel tuvo que hacer frente a un conflicto que su secretario de Agricultura, Juan Habermann Gastélum, no pudo desactivar —porque la solución del problema depende del gobierno federal— ahora con los agricultores, que impidieron la realización del acto inaugural de la Expo Agro. A quien se vio haciéndola de mediador fue el alcalde de Culiacán, Antonio Castañeda Verduzco, como si siguiera como subsecretario de Gobierno, cargo que ocupó en el último año, porque antes de que llegara el gobernador, platicó con los manifestantes, hizo llamadas, pero no tuvo éxito para calmar los ánimos. Algo grave está pasando al interior del Ejecutivo del estado, porque están dejando que el mandatario estatal salga a dar la cara a los problemas y que sea él quien busque una solución.

«Ya sabes quién». Luego del zafarrancho en la Expo Agro, una comitiva de alrededor cuarenta productores se reunió en privado con autoridades federales, encabezadas por el subsecretario de Agricultura federal, Jorge Armando Narváez, a quien le pidieron solución a sus demandas, pero el funcionario les dijo que fijar los precios no dependía de él, y que no iban a caer en chantaje de nadie. Esto originó que uno de los agricultores le respondiera molesto a Narváez y al director en jefe de Aserca, Alejandro Vázquez, que lo bueno es que ellos ya no van a estar el primero de enero al frente de estas dependencias federales, porque va a estar «ya sabes quién», lo que desató la risa de los productores y una cara de pocos amigos de los funcionarios federales. Al final, el acuerdo de la reunión —como siempre ocurre— fue sostener otra reunión para discutir sobre los precios de los granos, pero en la Ciudad de México.

Trámite. En el Congreso del Estado darán trámite a la renuncia presentada por el magistrado de la Sala Regional Unitaria Especializada en materia de Responsabilidades Administrativas del Tribunal de Justicia Administrativa, Ricardo Aguilasocho Rubio, por lo que fue convocado para hoy a un periodo extraordinario. Una vez aprobado por el Pleno, será notificado el gobernador Quirino Ordaz para que envíe una nueva terna, que deberá ser analizada por los legisladores para que sea elegido un nuevo magistrado.

Se le hizo. Desde hace aproximadamente veinte días, el nombre de Florentino Castro López fue mencionado como sucesor de José Reyes Baeza al frente de la Dirección General del Issste, pero algo sucedió que no recibió ese nombramiento desde finales del mes de enero, sino que fue cambiado a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para ocupar la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral, para lo cual rindió protesta el pasado 31 de enero; pero catorce días después regresó al Issste, ahora como su director general, para los nueve meses y medio que le resta a la administración federal. Este es el cargo de mayor jerarquía que ha ocupado el guasavense, que ha sido dos veces diputado federal, secretario de Educación y de la Contraloría, ambos en Sinaloa, y dejó Sinaloa luego de ser el coordinador de la campaña por la gubernatura de Jesús Vizcarra Calderón en el año 2010. Desde el inicio del sexenio se ha desempeñado en el cargo directivo en el Issste, mencionado con anterioridad.