Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

Desechan iniciativa. En la sesión del jueves pasado, los pocos senadores que acudieron y votaron el dictamen para eliminar el cambio de horario en Sinaloa dieron un aviso de que este no sería aprobado, pero la sesión fue “reventada” por falta de quorum, y la votación fue suspendida, hasta ayer que fue reanudada, para finalmente desechar el dictamen, que tuvo 40 votos a favor, 43 en contra y una abstención. Hubo 44 ausencias. Entre los sufragios a favor están los sinaloenses Manuel Cárdenas Fonseca, Francisco Salvador López Brito y Aarón Irízar López; y en contra, Daniel Amador Gaxiola y Diva Hadamira Gastélum Bajo; y por segunda sesión consecutiva no estuvo Adriana Loaiza Garzón. La votación ahora solo formará parte del recuerdo de los sinaloenses, pero tengan por seguro que será utilizado con fines electorales durante estas campañas federales.

Desconocimiento. Previo a la votación del dictamen en la sesión del Senado de la República, el priista sinaloense Aarón Irízar López hizo uso de la voz para solicitar una moción suspensiva del dictamen, para que las comisiones de Energía y de Salud acudan a Sinaloa para reunirse con todos los sectores para escuchar las impresiones sobre la eliminación del cambio de horario en el estado, para que se escucharan todas las voces antes de tomar la decisión; además, independientemente de si aprobaban o no el dictamen, la medida se aplicaría hasta abril del 2019, por lo que había tiempo para analizar y discutir el proyecto antes de someterlo a votación. Todo iba bien, hasta que el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Ernesto Cordero Arroyo, le hizo saber a Irízar López que el proceso legislativo ya no permitía una moción suspensiva, porque esa debería haberse presentado en la etapa de discusión, no durante la votación, por lo que la protesta del sinaloense no fue aceptada; y muy resignado la aceptó, se levantó de su silla y dialogó con algunos de sus compañeros durante los tres minutos que fueron para votar.

Preparativos. A nueve días de que inicien las campañas federales, y con todos los candidatos registrados ante el Instituto Nacional Electoral, los abanderados e institutos políticos se preparan con las estrategias con las que buscarán conseguir el voto de los sinaloenses, con una difícil labor: hacer ganar, y con una amplia ventaja, a sus candidatos presidenciales. En estos momentos, los partidos hacen sus propios estudios demoscópicos, analizan los resultados, capacitan a sus candidatos y, con base en eso, arman sus actividades de campaña, que inician el 30 de marzo, para los cargos federales; y el 14 de mayo para presidentes municipales y diputados locales.

Culiacán. En cada municipio, el escenario político-electoral es muy diferente. Por ejemplo, en Culiacán, Jesús Valdés es el único candidato designado, y con su trayectoria e imagen, no tendría problemas para reelegirse. En las diputaciones federales, Aarón Rivas Loaiza luce con la mayor trayectoria, estructura y rentabilidad, ante Nancy Santiago Marcos, de Morena; y el independiente Humberto Alfaro Bedoya; en el Distrito 7, la contiende luce muy cerrada entre Merary Villegas, Juan Ernesto Millán y José Vidal. En las diputaciones locales, casi todos los candidatos priistas buscarán la reelección, con excepción de Arturo Torres Sato, en el Distrito 13, quien ha tenido que hacer el mayor trabajo para darse a conocer en su distrito y partido, a través de reuniones con la estructura, organizaciones y asociaciones. El exdirector de Inspección y Normatividad del Gobierno del Estado entró dentro de las cuotas de jóvenes, con sus 34 años de edad. Nos cometan que han logrado hacer equipo entre todos los candidatos para remar todos hacia un mismo objetivo; y aunque parezca que andan de vacaciones porque no aparecen en lugares públicos, el trabajo interno es muy intenso, con decenas de reuniones diarias, porque a pesar de no tener rivales definidos, no se pueden confiar.