Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

Represión. En el tercer día de protestas en la caseta de cobro El Pisal, en la carretera Benito Juárez, un numeroso grupo de policías estatales se apersonó para evitar que los productores de frijol se apoderaran de nuevo de la garita y permitieran el libre tránsito de vehículos sin pagar la cuota. Por un tiempo prolongado, los agentes bloquearon la rúa estatal para impedir el paso de los manifestantes, pero también afectaron a las unidades, causando largas filas. Entre los gritos de productores y policías, un productor arrojó piedras a los uniformados, causando una reacción violenta de estos, que lo sometieron contra el asfalto, y sin posibilidad de defenderse fue golpeado, pateado y pisada en la cabeza en varias ocasiones, y todo eso quedó grabado en video y circula por las redes sociales. Este uso de la fuerza pública no debe ocurrir, por lo que el gobernador y el secretario de Seguridad Pública del Estado deben dar la cara y tomar cartas en el asunto porque no se pueden permitir agresiones de este tipo. Los agresores no fueron identificados porque sus rostros estaban cubiertos con pasamontañas y lentes, además de que portaban cascos, pero ahora será responsabilidad de la autoridad identificarlos y aplicar las sanciones que deban aplicar. Esto viene a empeorar más la situación, porque los bodegueros no han cumplido los acuerdos tomados, y el Gobierno del Estado, mediante sus policías, comete este tipo de agresiones físicas. 

Sin autoridad. Donde hace falta mano dura de la autoridad es en la Pensión Culiacán debido a que el gobierno municipal, a partir del periodo de Antonio Castañeda Verduzco, parece que se ha cruzado de brazos y no hace la parte que le corresponde para obligar a la empresa que tiene la concesión del corralón para que pague a las víctimas de robos de automóviles, motocicletas y autopartes al interior de la pensión. Y no solo eso, la empresa tampoco ha hecho algo para proteger las unidades y evitar que haga más hurtos. Casi a diario se presentan nuevos casos de robos, cuyos afectados acusan que el personal del corralón no les da una solución, y hasta se portan groseros con ellos. Ni la Profeco, que amagó con imponer una multa millonaria, ni el Ayuntamiento de Culiacán han puesto mano dura; y hay que sumar a la Fiscalía General del Estado, que ha recibido muchas denuncias penales por estos delitos, pero tampoco ha deslindado responsabilidad penal contra la empresa propietaria de la pensión. El gobierno municipal ya debería estar buscando un nuevo corralón o la manera de construir uno propio para terminar con esta concesión que solo deja problemas en la población y no representa ningún beneficio para el Ayuntamiento. Urge que la autoridad haga algo.

Resignado. Han pasado tres días desde que concluyó el periodo para los registros de candidatos en el Instituto Nacional Electoral, y el diputado local del PAN Roberto Cruz Castro finalmente ha aceptado su destino: que su partido y su candidato presidencial no escucharon sus peticiones para que lo designen candidato a diputado federal por el Distrito 2 de Ahome, con todo y el movimiento social que hizo para ganar adeptos y generar ruido. Al final, la decisión no le favoreció y no le quedó de otra que aceptarla y agradecer las muestras de apoyo que recibió de los ahomenses, sobre todo de los deportistas y exdeportistas profesionales que se le sumaron. Sobre su futuro político todavía no toma una decisión y esperará unos días para anunciar qué hará y el camino que seguirá su proyecto político. La única opción que le queda es que el Comité Ejecutivo Nacional le otorgue una candidatura a diputado local por representación proporcional para buscar la reelección, o bien, una por mayoría relativa.

Saboteado. El abogado Jesús Estrada Ferreiro, excandidato a gobernador por Morena y aspirante a candidato a presidente municipal de Culiacán, denunció que fue víctima de sabotaje en el Gobierno del Estado y no se le permitió participar en el acto cívico por el Natalicio de Benito Juárez. Tradicionalmente, todos los años se les permite a las logias masónicas dar un discurso, y este año fue elaborado por Estrada Ferreiro, como representante de las logias, pero este no pasó la revisión de las autoridades estatales, y como no quiso modificarlo, no fue autorizada su participación. Según el autodenominado “abogado que desafío al poder”, el discurso no ofendía a nadie, pero no fue del agrado del gobierno estatal, pero cree que es porque forma parte de Morena.