Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

Traicionados. Las cuentas y la negociación le fallaron al coordinador del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, Víctor Godoy Angulo, quien acusó a los diputados locales de Morena de habérsele volteado en el sentido de su voto a favor del dictamen para reformar la Constitución del Estado para dotar de autonomía a la Auditoría Superior del Estado. A decir de Godoy Angulo, previo a la sesión extraordinaria de ayer, en la reunión de la Junta de Coordinación Política acordaron apoyar el dictamen, pero durante la votación lo hicieron en contra, y al final esos dos votos fueron determinantes para que la reforma constitucional no se concretara, porque solo les hizo falta un voto para lograrlo. Ahora quedará de herencia para la próxima legislatura mejorar el funcionamiento de la ASE, ya sea con más autonomía o con más herramientas para fiscalizar y castigar a los servidores públicos que hagan mal uso de los recursos del erario. 

Contrastes. Dos grupos de constructores acudieron ayer al Palacio de Gobierno para atender asuntos totalmente diferentes. Uno de ellos, los socios de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC), que se reunieron con el secretario de Obras Públicas del Gobierno del Estado, Osbaldo López Angulo, para saber cuándo recibirán el pago por las obras que han hecho, y que les adeudan. Muchos de estos constructores han iniciado la pavimentación de calles en el municipio de Culiacán, pero, como no les pagaron, tuvieron que detener las obras, pues no cuentan con capacidad financiera para costear el proyecto. Al final se fueron sin una respuesta concreta y con la incertidumbre de los pagos. Caso contrario, los integrantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) firmaron un convenio con el Gobierno del Estado para apoyar el trabajo que realiza el Sistema DIF Sinaloa, para lo cual se destinarán recursos económicos a obras, proyectos y programas sociales que buscan ayudar a los sectores más vulnerables de la sociedad. 

Alianza Verde-Morena. Los tiempos han cambiado en la política mexicana, y prueba de ello se vive en el Congreso de la Unión, donde los senadores de Morena votaron a favor de conceder licencia a Manuel Velazco Coello para que se separara del cargo y pueda concluir su periodo constitucional de gobernador en Chiapas, el 7 de diciembre de este año. En la sesión del martes en la Cámara de Diputados, cinco legisladores del PVEM se sumaron a la bancada de Morena, con lo que obtienen mayoría absoluta, con 252 miembros. De acuerdo con el diputado local y secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional del Verde, Misael Sánchez Sánchez, la alianza que su partido hizo con Morena fue para impulsar una iniciativa para proteger a los niños con cáncer, no fue para favorecer intereses políticos, como se ha señalado el caso de Velazco Coello. El PVEM había fijado su postura de terminar la alianza legislativa con el PRI que tuvo durante doce años, y que ahora buscaría hacer acuerdos con el resto de los grupos parlamentarios, incluido el de Morena, para beneficio de los mexicanos, no por intereses políticos y personales.

Crítico. Quien se fue a la yugular fue el dirigente del Partido de la Revolución Democrática en Sinaloa, Audómar Ahumada Quintero, al criticar las primeras acciones en el Congreso de la Unión de quienes ganaron la mayoría en las elecciones; es decir, el bloque conformado por Morena, PT y Encuentro Social, lo cual está dejando mucho que desear y les preocupa, porque han caído en la vulgaridad, y con el pretexto de la austeridad han hecho mucho circo. También cuestionó que empiece a recular en las promesas de campaña, como es la propuesta de bajar el programa 70 y Más a 65 y Más, pero ahora proponen que sea 68 y Más, lo que afectaría a millones de adultos mayores que ya estaban esperando ese apoyo, pues, en caso de Sinaloa, hay cerca de 20 mil adultos que ya podrían recibir el 65 y Más, y ahora tendrán que esperar tres años más. Con estos anuncios y acciones, Morena poco a poco comienza a decepcionar a los mexicanos, aunque todavía son millones los que siguen teniendo la esperanza de un cambio en el país.