Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

División. Las negociaciones entre el Partido del Trabajo y Morena para la designación de candidatos en Sinaloa fue muy ríspida, y en más de una ocasión puso en peligro la alianza, incluso en algunos municipios y distritos compitieron por separado, porque no se pudieron poner de acuerdo. La disputa ahora será por los cargos públicos en los ayuntamientos y en el Congreso del Estado. Pero en donde ya comenzó a haber golpeteos es en Culiacán, porque el presidente municipal electo Jesús Estrada Ferreiro no tiene intenciones de incluir en su gabinete a petistas, que solo tendrán presencia con los regidores que ganaron junto con la planilla. Según información que llegó a la Redacción y que fue comprobada con diferentes actores políticos, la molestia de la dirigencia del PT es grande, por lo que planean convertirse en oposición en el cabildo, lo que significaría un dolor de cabeza para Estrada Ferreiro, que tendría muchos votos en contra en las sesiones, y más en el primer tema que deberán someter a votación, que es el nombramiento del secretario, tesorero y oficial mayor del Ayuntamiento. El alcalde electo está teniendo una etapa de transición muy difícil, donde ha sido blanco de muchas críticas por sus declaraciones y decisiones que ha tomado en contra de sus aliados, y también con muchos militantes de Morena, con quienes no tiene mucha afinidad.

Pelea. Y hablando de conflictos entre aliados, el dirigente del Partido Movimiento Ciudadano, Mario Ímaz López está bastante molesto con el PAS y su dirigente estatal, Héctor Melesio Cuen Ojeda, por no impugnar el reparto de las diputaciones locales por representación proporcional, que únicamente les tocó una, para Angélica Díaz, y a pesar de ocupar la posición número dos, se quedó fuera del Congreso del Estado. Ímaz López emprendió su defensa solo, pero fue desechada por el Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa, al que criticó por no analizar bien su caso, por lo cual acudió a la Sala Regional con sede en Guadalajara, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en busca de la ansiada curul pluri. Dentro de 19 días entrarán en funciones los nuevos legisladores, por lo que la resolución deberá ser antes del 30 de septiembre. Los dirigentes del PRI y del PT también anunciaron que presentarán su recurso de impugnación ante el TEPJF, cuyo plazo legal vence hoy, antes de medianoche.

Sin transición. A tres semanas del cambio de Legislatura, en el Congreso del Estado no ha iniciado el proceso de entrega-recepción por el simple hecho de que nadie del nuevo grupo parlamentario de Morena, que será mayoría, se ha acercado al Palacio Legislativo para inscribirse ni han designado a una persona encargada para iniciar la entrega. De acuerdo con el secretario general del Congreso, Simón Betancourt, solo ha tenido comunicación vía telefónica en una ocasión con Graciela Domínguez, pero nada formal. Por el momento, todo se desarrolla con normalidad en el Congreso, y hoy entregarán el Premio al Mérito Juvenil, en sesión solemne, y están a punto de cerrar el periodo extraordinario, al agotar todos los temas que habían acordado. Después de esto, solo quedarán dos sesiones ordinarias de la Comisión Permanente para terminar el trabajo de esta legislatura. Se estima que a partir de la próxima semana inicie el registro de los cuarenta nuevos legisladores locales.

Paran labores. Los trabajadores sindicalizados del Registro Civil de la Unidad de Servicios Estatales de Culiacán pararon de nuevo labores por alrededor de veinte minutos, inconformes por los adeudos que tiene con ellos el Gobierno del Estado, que reaccionó de inmediato ante la protesta de los burócratas, con quienes llegó a un acuerdo de pago. El paro de labores estaba programado para el viernes, pero cubrieron un pendiente con personal de Vialidad y Transportes, y decidieron no suspender actividades el viernes, con la promesa de que el lunes por la mañana les pagaría. El Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado (Stase), que dirige Gabriel Ballardo Valdez, ha seguido la misma estrategia que utilizaron las seccione 27 y 53 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) para presionar al Ejecutivo estatal y que les pague los adeudos que tiene con ellos.