Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

Procesos internos. En los Comités Directivos Estatales del Partido Revolucionario Institucional y de Acción Nacional se preparan para iniciar los procesos de renovaciones de sus dirigencias estatales, que quedará a finales de este año. En caso del PRI, se han mencionado muchos nombres para sustituir a Carlos Gandarilla García, como el alcalde de Culiacán, Antonio Castañeda Verduzco; el subsecretario de Gobierno, Marco Antonio Osuna Moreno; el exdiputado Aarón Rivas Loaiza; y la exlegisladora Irma Tirado Sandoval. Los rumores se han calmado en las últimas semanas, pero, conforme se acerque el momento de la elección del próximo dirigente estatal, estos se volverán a intensificar, aunque la decisión se tomará en el edificio que se encuentra entre Insurgentes y Lázaro Cárdenas.

Los azules. En Acción Nacional todo se desarrolla en calma por el momento. Se instaló la comisión electoral que llevará todo el proceso, pero no ha habido panistas que levanten la mano; aunque desde ahora les podemos adelantar que el diputado local Jorge Villalobos y Adolfo Rojo Montoya pelearán para continuar con el control del instituto político. Entre el panismo sinaloense se han escuchado voces para expresar su malestar por lo que ha sucedido, y en varias ocasiones han pensado que ya tocaron fondo, pero siguen intentando escarbar más para poder seguir cayendo. Y la crisis no es exclusiva de Sinaloa, sino a nivel nacional.

Desconocimiento. En los diez días que llevan en su cargo, los diputados locales han dado muchas muestras de desconocimiento de las leyes y de las funciones que deben desempeñar, y en más de alguna ocasión se han evidenciado, porque, o no tuvieron tiempo o no quisieron capacitarse mejor, sobre todo en conocer la ley orgánica del Congreso del Estado. El caso más grave fue el punto de acuerdo de obvia y urgente resolución aprobado por la mayoría (Morena, PT y PES), en el que exhortaron al Ejecutivo estatal que instruya a Sepyc para que detenga la evaluación docente y procesos sancionadores a quienes no hayan resultado idóneos. Para empezar, las evaluaciones ya concluyeron, y le pasaron la aplanadora por encima, sin escuchar razones ni fundamentos legales, solo por motivos populistas, porque las evaluaciones docentes están establecidas en el artículo tres de la Constitución Política Mexicana y en la Ley General del Servicio Profesional Docente, por lo que un punto de acuerdo de una legislatura estatal no puede estar por encima de una carta magna ni de una ley. Los nuevos funcionarios del Congreso tendrán una tarea titánica, primero de capacitar a los legisladores y hacerlos entender que las campañas ya pasaron, y que su papel fundamental es respetar las leyes; y que para eliminar esas evaluaciones los diputados federales y los senadores deben reformar la Constitución y la Ley de Servicios Docentes, y que estas sean aprobadas por la mayoría de los Congresos y promulgada por el presidente de la República. Si bien son los representantes del pueblo, también son garantes de la legalidad.

Informes. Los presidentes municipales se preparan para entregar sus administraciones, y algunos presentarán sus informes de actividades, como en el caso de la alcaldesa de Elota, María Araceli Esparza Gaxiola, quien lo hará este sábado a las 10:30 horas en el auditorio Trinidad Rodríguez Castro, en el interior del Centro de Desarrollo Comunitario de La Cruz, ubicado en la unidad deportiva Julio Lerma Quintero. Ella fue la presidenta sustituta de Ángel Geovani Escobar Manjarrez, quien logró superar el tsunami del 1 de julio de Andrés Manuel López Obrador y Morena y ganó la reelección, por lo que volverá a ocupar la presidencia a partir del 1 de noviembre. En el caso de Culiacán, nos adelantan que Antonio Castañeda Verduzco entregará un informe administrativo a los regidores en sesión de cabildo sin un evento con invitados especiales ni con mucha difusión, y entregará el Ayuntamiento a Jesús Estrada Ferreiro, que gobernará la capital sinaloense durante los siguientes tres años, si otra cosa no sucede.