Opinión

LAMP, primera vuelta; premios y castigos

Rincón beisbolero

Por  José Carlos Campos

CIERRE.- Aún con tropezones, traspiés e inconvenientes, se pudo llegar al cierre de la primera vuelta de la temporada 2020 de la Liga ARCO Mexicana del Pacífico, particularmente interesante, de alguna manera intrigante y desarrollada de manera arrojada. No ha sido, en honor a la verdad, una primera vuelta espectacular, ni cercanamente notable, diríamos que cumplidora.
Como siempre, sistema de recompensas y castigos. Las primeras para Yaquis y Naranjeros, los segundos para Cañeros y Mayos, queda el reto de mejorar para los seis clubes que quedaron en medio de ese “sándwich”. Líderes y ganadores de los 10 puntos a unos Yaquis que llegaron al extremo sin dejarse vencer por la pandemia, su único rival que les complicó la existencia, cuadro redondeado que se tuvo que ajustar a las circunstancias y que ofreció dos momentos para el análisis al realizar cambios importantes con los Mayos.
Naranjeros en segundo sitio luego de sacar jugo, ante todo, a un róster en el cual lucieron el mucho talento joven que incorporaron al róster. Hermosillo ya está viendo desde ahora su posible rostro con el cambio generacional encima.
En la parte de debajo del standing, unos Cañeros que se hundieron al calor de los contagios, de la falta de armazón en su róster y siendo nota al final por sus 15 derrotas consecutivas.
Para los Mayos, un noveno sitio que sabe a muy poco, aunque con el dejo de esperanza de la notable mejoría que denotaron a finales de este mes de noviembre, fortalecidos en mucho por los cambios realizados con los Yaquis.
EN MEDIO.- En la parte media de la tabla, un abigarrado grupo separado apenas por dos juegos y medio, con la grata sorpresa de ver que los Sultanes se quedaron en el tercer sitio, la racha ganadora de los Venados hacia el final de esta primera mitad y un tercer apunte sería el repunte de los Águilas de Mexicali para salvar en parte del expediente.
Dos equipos llaman la atención: Algodoneros y Charros, los cuales se dibujan agazapados, cual si estuvieran midiendo fuerzas para lo que viene en la segunda mitad. No dejamos de pensar que estos dos cuadros pueden ofrecer mucho más de lo que se les ha visto, casi como decir que están esperando el momento para soltar el zarpazo.
Mucho depende de qué venga de aquí a diciembre, si es que habrá novedades en el área de contrataciones, si alguno de los pocos jugadores mexicanos de alto calibre, sea de las Menores y aún de las Mayores, decide insertarse en la competencia y constituirse en factor para cambiarle el rostro competitivo de algún equipo.
Hay, pues, tela para cortar, que mucho se agradece que al menos la LAMP sigue siendo impredecible y difícil de pronosticar.

  • Rincón beisbolero

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo