Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La CNTE dobla a Gabino

GRAN ANGULAR

Lo que sigue para Gabino Cué en Oaxaca es una confrontación abierta con el gobierno federal que tendrá, por lo menos, dos expresiones: el aislamiento político-presupuestal de su gobierno y el estado; y un juicio de controversia constitucional en la Suprema Corte.

Cué ha desafiado al gobierno de Peña Nieto al no alinear, en sus términos constitucionales, la reforma educativa. Eso tendrá consecuencias.

El sentido y los resultados de esa decisión cambiaría según sus razones, pero el llamado gobierno del cambio ha sido tan "sui generis" que a estas alturas no se sabe si el pacto político que apenas el jueves pasado firmó el gobernador con el Congreso y la Sección 22 de la CNTE fue resultado de su debilidad política o de verdaderas convicciones respecto a la cuestionada reforma educativa.

Oaxaca, Michoacán y Chiapas son los tres estados que no han alineado su legislación local con el contenido de la reforma, no obstante que el plazo para haberlo hecho venció ya hace meses, lo que se ha reflejado en la no aplicación de los exámenes de oposición para plazas de maestros y en los constantes paros de labores que mantienen sin escuela a miles de niños oaxaqueños.

Aunque Cué siempre dijo que nunca haría una Ley Estatal de Educación de espaldas a los maestros, todos los intentos que ha hecho para concretarla con el Congreso, han rebotado ante la radical oposición de la Sección 22 a los principales contenidos de la reforma educativa.

El gobernador de Oaxaca prácticamente ha cedido todo en la negociación con la Coordinadora. Y aquí cabe de nueva cuenta la pregunta: ¿debilidad o coincidencia de convicciones? Lo cierto es que sin el apoyo del magisterio, su gobierno sería puesto en jaque sin ningún problema.

Por eso el pasado 10 de marzo suscribió con ellos un acuerdo para la construcción de la ley de marras, mismo que se amplió y ratificó el jueves pasado en la Segunda Declaratoria Política en Favor de la Educación Pública de Oaxaca, con el objetivo de que la iniciativa correspondiente esté lista a más tardar el próximo miércoles 30 de julio.

¿Qué compromisos incluye el acuerdo firmado por Cué, Jesús López Rodríguez, presidente de la mesa directiva del Congreso Local y el profesor Rubén Núñez Ginéz, secretario general de la Sección 22 de la CNTE?

1. Cumplir el acuerdo para la construcción de la nueva Ley de Educación de Oaxaca firmado 1l 10 de marzo, buscando en el seno de la Comisión Redactora Estatal.

2. Continuar así la construcción de la nueva Ley Estatal de Educación de Oaxaca y su aprobación, a efecto de garantizar que no se apruebe ninguna otra iniciativa en forma unilateral, sino mediante el consenso.

3. Fijar como fecha para la conclusión del anteproyecto de iniciativa de Ley Estatal de Educación, el 30 de julio de 2014, fecha a partir de la cual la comisión redactora dispondrá de cinco días hábiles para entregar el documento al gobernador.

Sería digno de reconocimiento si el gobernador Cué actuará bajó la convicción política de estar del lado de reivindicaciones de un amplio grupo político y social, cuyo accionar mucho influyó en que llegará al poder, pero valorando posiciones y equilibrando decisiones para no afectar a muchos otros oaxaqueños. El problema es que Cué se subordinó por completo a las pretensiones de la CNTE que no se mueven ni un ápice de su posición respecto a la reforma educativa. Pareciera que ésta es la que debe alinearse a la ley estatal, en lugar de que ésta se ajuste a aquella.

La Coordinadora pone al frente lo social frente al individuo. En ese sentido, sus acciones parecen suponer una tensión entre libertad individual y libertad del grupo, entre voluntad individual y voluntad colectiva y, finalmente, entre derechos individuales y derechos colectivos. No reivindica la libertad del individuo, sino la libertad del grupo, y quiere anteponer el poder popular al poder político.

La Sección 22 es heredera de una concepción igualitarista, teme a las diferencias que puedan surgir entre maestros a partir de las reglas de incentivos basados en el mérito. La reforma educativa por el contrario, entraña precisamente esto: la diferenciación a partir del esfuerzo y del desempeño individual. Con ese grupo es con el que pactó Cué o dicho de otra manera, frente al que se dobló.