Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La Glorieta

Calma. Ya son varios los días que la sicosis se ha apoderado de los padres de familia, que por un hecho delictivo o violentos, o por un mensaje de alerta por redes sociales (que todos han resultado falsos) acuden por sus hijos a la escuela por miedo a ser víctimas de la delincuencia o simplemente no los llevan. La misma autoridad educativa ha reconocido que no existen protocolos para actuar en este tipo de casos para proteger la integridad de los alumnos. 

Más fallas. El problema en las escuelas no sólo es por la tardía respuestas o falta de protocolos para responder una situación de alarma, sino también los maestros y directores deben de saber qué hacer y enterar a la Procuraduría General de Justicia, cuando detecten alguna conducta delictiva dentro del plantel. Esto porque en los planteles de secundaria, se han detectado que los alumnos ingresan en sus mochilas o ropa, drogas, armas de fuego reales y de juguete, navajas y todo tipo de artículos con los que pueden herir o causar la muerte de un alumno dentro de la escuela. Resulta que muchos directores hacen el decomiso a los alumnos, pero no dan aviso a las autoridades, y tienen en sus oficinas, guardado en cajones, estos artículos que no deben de estar ahí. ¿Qué tiene que hacer un director de escuela con posesión de mariguana, pistolas y navajas?, ¿qué castigo recibió el estudiante por introducirlas al plantel? Más que una falta, aquí se comete un delito, y todo porque no se conoce en el sector educativo el protocolo sobre qué hacer ante una situación delictiva.
 
Primer acto. Pasaron 44 días para que las nuevas autoridades municipales concluyeran la revisión de las finanzas del Ayuntamiento de Navolato, y decidieran hacerlas públicas por medio del tesorero Rigoberto Velázquez Iribe, con todas las irregularidades que se habían adelantado por una mala administración del exalcalde Miguel Calderón Quevedo, que dejó al gobierno municipal muy endeudado, por el orden de los 254 millones de pesos, entre pasivos con proveedores, y retenciones no reportadas de trabajadores al Instituto Mexicano del Seguro Social y el Infonavit; además de una Junta de Agua Potable en quiebra, y con deudas con la Comisión Federal de Electricidad y con problemas de liquidez para poder operar. El proceso de entrega-recepción está a punto de concluir, y será presentado al Cabildo de Navolato, para que los regidores analicen, lo discutan en comisión y luego en sesión de Cabildo, y sea votado.

Segundo acto. Mientras que el tesorero de Navolato salía a explicar los problemas financieros que les fueron heredados, en la Comisión de Hacienda del Cabildo de Navolato, elaboran el dictamen de la cuenta pública del último trimestre del 2016, el cual, según nos informa una fuente al interior del Ayuntamiento, fue hecho en sentido negativo, para que los regidores voten a favor de suspender la última cuenta pública de Miguel Calderón, por irregularidades que afectaron al erario público. Hay que recordar que Calderón tiene suspendida la cuenta pública del segundo semestre del 2015, aunque le aprobaron la del primer semestre del 2016, pero parece que no tendrá la misma suerte con la del segundo semestre del año pasado.

Padrinos. Como en esta columna se lo adelantamos, finalmente saldrá este martes 14 de febrero la convocatoria para elegir al próximo fiscal general de Justicia de Sinaloa, luego de que la coordinación del Consejo Estatal de Seguridad Pública presentara ayer los requisitos para competir por esta posición. Resulta que se ha dicho que sobre el abogado Oswaldo Miranda Vigueras, uno de los aspirantes, no solo carga con la “suerte” de que está siendo apoyado por una de las alas de la Federación de Abogados de Sinaloa, encabezada por Roberto Valle Saracho, o de que no tenga experiencia en la función pública, sino que uno de sus padrinos principales es el exsecretario malovista Gerardo Vargas Landeros. ¿Realidad o coincidencia?