Opinión

La Glorieta

Por: La Glorieta La Glorieta

Sin tomarlos en cuenta. Quienes durante el inicio del mes han tenido hasta jornadas dobles son los elementos de las policías estatales y municipales debido al inició del maratón Guadalupe-Reyes, quienes están enfocados en garantizar la seguridad de los culiacanenses realizando trabajos preventivos, tanto en el centro de la ciudad, así como en la periferia. Sin embargo, a pesar del esfuerzo que realizan, estos no son bien bonificados por parte de las corporaciones, al recibir solo su salario. Prueba de ello fue el reciente paro laboral que hicieron policías estatales por la falta del pago de un bono navideño. Ya es momento de que las autoridades volteen a ver a los policías consideren en darles mejores oportunidades dentro de sus corporaciones.

¿De cuánto será el gasto? Tener la presencia de la Policía Militar le costó al Estado varios millones de pesos por hacer el convenio con la Secretaría de la Defensa Nacional, además del compromiso que tuvo que hacer el gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, para cubrir los gastos de asistencia de los efectivos. Por lo que queda en duda cuánto costará al Estado traer el batallón de 3 mil 500 militares que el mandatario estatal pretende que arriben para octubre del 2018 junto con sus familias, donde además corresponderá al gobierno estatal realizar la obra de la base militar el Sauz, donde estarán viviendo. Quirino Ordaz asegura que el Estado pondrá el recurso, pero la Sedena se encargará de los gastos de construcción y traslado de cada miembro del Ejército.

Sin regalo de Navidad. A los que no les llegó la Navidad fue a los textileros del estado, quienes le pidieron a Santa Claus que el gobernador les concediera el deseo de entregar dos uniformes por estudiante durante el próximo ciclo escolar.
Esta acción generó miles de inconformidades, en especial a aquellas madres solteras que instalaron su taller de costura, contrataron personal y que tuvieron en algunos casos que cerrar, ya que solo se permitió la fabricación de 500 mil uniformes. Ante esta situación, en repetidas ocasiones, en especial las mujeres textileras, han solicitado un encuentro con el gobernador para demostrarle la importancia de su trabajo, ya que algunas son de comunidades serranas, cuyos ingresos recibidos les permiten tener mejores condiciones de vida.

Aprovechando. Como ya se sabe el modus operandi de la politicada que se pudiera esperar para estas épocas festivas, todos los candidateables presumiendo a sus familias y felicitando a los ciudadanos con lluvias de mejores deseos para esta Navidad y Año Nuevo, así es como han atiborrado las redes sociales con sus deseos, sabedores de que espacios como estos no se pueden desaprovechar.
Luciendo trajes limpios y bien planchados, con sus mejores sonrisas, presentando a sus familias como un modelo ideal, dando a entender al votante que son de confianza para dirigir al pueblo.
Y pensar que esto es apenas una introducción al bombardeo mediático que nos espera, pues con eso de que hay elecciones para todo, nadie está ajeno de que aunque sea apartidista van a intentar vender a cuanto mono sea posible como el mejor líder, consciente de las necesidades, honesto y mesurado. Como dicen los hombres de fe, “¡Qué Dios nos agarre confesados!”, ah, y que de paso le haga al pueblo el milagrito de que alguno sirva para buena sea la cosa.