Opinión

La Glorieta

Por  La Glorieta La Glorieta

Un caos. En un verdadero martirio se ha convertido el servicio de recolección de basura para algunos ciudadanos de la capital debido a que se ha vuelto muy irregular; sin embargo, esto se debe a que existen alrededor de 35 camiones recolectores que actualmente están sin funcionar, aclaró el subgerente de Servicios Públicos y Mantenimiento de Infraestructura municipal, Rodolfo Audelo. Tales son las múltiples irregularidades por parte de administraciones pasadas, que el parque vehicular no servía. Se está trabajando en solucionar el problema a fondo para que no persista y así los ciudadanos estén satisfechos.

Baches y más baches. Grietas y baches se encuentran por diversos sectores de la ciudad. Son muchas las personas afectadas, al igual que la inconformidad, debido a que no se puede transitar por la calle sin caer en un hoyo. Los ciudadanos hicieron un llamado al Ayuntamiento de Culiacán para que regularice este gran problema, que afecta las principales calles de algunas colonias, como en el fraccionamiento Los Lirios, donde la calle principal es de las más afectadas. Los habitantes piden pronta solución a este problema.

El temor en puerta. Los rumores que se han desatado de un posible aumento al transporte público ya tienen temblando a la población. Lo cierto es que son muchos los choferes que desde hace meses ya redondean la tarifa, cobrando 50 centavos de más. Aunque la población es consciente de que sube el diésel y las piezas del camión, una de las inconformidades del aumento es que muchos transportistas no se esmeran en mejorar las unidades. Hay rutas como Vallado, Barrancos y Buenos Aires, entre otras, donde la mayor parte de la flota de camiones es vieja. En estas y en otras rutas es un verdadero martirio andar, sobre todo en tiempo de calor, por lo que hay usuarios que consideran que no es justo un aumento. El mal servicio en algunas rutas es porque los dueños de las concesiones las rentan, por lo que solo les importa el dinero, no brindar un buen servicio, y en esto deben prestar atención tanto el gobernador, como el director de Vialidad y Transportes.

Que mejore la atención. Se espera que con la apertura de más módulos de atención para recibir los documentos para dar de alta al padrón de contribuyentes a quienes quieran pagar el predial menos gente acuda al Palacio Municipal, y con esto las personas adultas puedan tener mejor atención. También con la experiencia que ha adquirido el personal se espera que la atención sea más rápida. Esto porque es preocupante ver cómo adultos mayores permanecen durante horas y sin comer a la espera de que les reciban sus documentos. Ojalá que la atención mejore antes de que le ocurra algo a un adulto, y con eso el alcalde Jesús Estrada Ferreiro quede mal, pero muy mal.

Austeridad. Quienes andan muy tranquilos son los regidores del Ayuntamiento, pese a que también a ellos se les aplicará el plan de austeridad. El alcalde no los apoyará con bultos de cemento ni con otros artículos que solicita la población; ahora los regidores, en vez de dar donativos, tendrán que realizar el trabajo de gestoría. Esto consistirá en ir con los ciudadanos a las dependencias de donde necesiten un servicio y hacer la solicitud, pero al ciudadano el apoyo se lo entregarán directamente las autoridades encargadas del departamento. Los ediles que deseen donar medicamento, entre otras cosas, tendrán que ponerlo de su bolsa, hacer colectas o realizar otras actividades, pues se les quitará el recurso económico que se les daba para esto. Por esta razón resulta extrañó que anden tan calladitos.