Opinión

LA GLORIETA

Por  La Glorieta La Glorieta

Doble cara. Con el voto en contra de los diputados locales por Morena se rechazó una propuesta de punto de acuerdo para hacer un exhorto al Gobierno federal para que los médicos internistas sean integrados al programa Jóvenes Construyendo el Futuro por el gran esfuerzo que realizan durante un año, y que tienen mayores méritos de ser apoyados que los jóvenes que no estudian ni trabajan. La negativa de 21 legisladores a esta propuesta desató un fuerte debate parlamentario, y los morenistas fueron acusados de doble cara, porque por un lado agitan la bandera de apoyar a la sociedad, y en esta ocasión negaron hacerlo. Y parece que así actúan en otros temas, a menos que hayan recibido alguna indicación federal.

Intromisión. Y en más de los morenistas, en videos que circulan por medio de redes sociales, Beatriz Adriana Zárate Valenzuela y Pedro Alonso Villegas Lobo, diputados locales por Morena, han sido acusados de violentar la autonomía del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Sinaloa y de la misma UAS por intervenir en el proceso de renovación de Comité Directivo del Suntuas Administrativo. En el video aparecen ambos legisladores en la sala donde sesiona el Colegio Electoral, que es el encargado de organizar el proceso, y se escucha cómo les piden a los legisladores que abandonen las instalaciones y que respeten la autonomía universitaria. Ayer, en rueda de prensa, María Eugenia Soria Mercado, integrante del Colegio Electoral, afirmó que los morenistas violentan los derechos sindicales de los universitarios porque ellos tienen sus colores político-partidistas y quieren intervenir a favor de uno de los grupos. En respuesta, Villegas Lobo y Zárate Valenzuela declararon ayer que serán los nuevos abanderados de la reforma a la ley orgánica de la UAS porque detectaron irregularidades y abusos en el proceso electoral para elegir al nuevo dirigente del Suntuas. Es la primera ocasión que unos morenistas, que además tienen un cargo de representación en el Congreso del Estado, se introducen en instalaciones universitarias para buscar influir en una decisión de los trabajadores, por lo que son señalados de violar la autonomía de la UAS y del Sindicato Universitario.

Como dice una cosa, dice otra. ¿Quién entiende al alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro? El miércoles arremetió en tres ocasiones contra los reporteros que cubren la fuente del Ayuntamiento y directamente les lanzó la advertencia de no volver a dar entrevistas si no se corrigen, y hasta acusó a los medios de comunicación de publicar lo que ellos quieren, no las acciones de su Gobierno —que han sido muy pocas—. Sin embargo, ayer, Estrada Ferreiro anduvo de buen humor, pues bromeó con los reporteros y hasta los invitó a un convivio, y les pidió que aceptaran la invitación. Pero con el presidente municipal no se sabe: se enoja fácilmente, es intolerable a los cuestionamientos y a las críticas, además de que fácilmente comienza a ofender a los reporteros y a los medios de comunicación. 

Propuesta. Desde inicio de año se analiza un posible incremento en las tarifas al transporte público urbano, pero hasta ayer se desconocía la petición de aumento que hicieron los líderes transportistas. Sin embargo, el subsecretario de Gobierno, Marco Osuna Moreno, reveló que los concesionarios y los permisionarios solicitaron tres pesos de incremento, pero todavía no se conoce si se autorizará algún aumento ni el porcentaje ni la fecha para que entre en vigor, por el golpe que representa para los bolsillos de los sinaloenses.

Captura. La investigación periodística hecha por EL DEBATE sobre el mercado negro de medicamentos en las inmediaciones del hospital general de Culiacán encendió los focos de alerta en la Secretaría de Salud, que en las últimas dos semanas ha emprendido operativos contra los vendedores ilegales de medicinas, no solamente en las afueras de los nosocomios, sino en los tianguis que se instalan en diferentes colonias todos los días. Estos puestos se ponen con el permiso del Ayuntamiento de Culiacán, y los inspectores municipales hacen recorridos constantes por estos puntos de comercio informal, pero hasta antier no habían reportado nada, a pesar de que las medicinas eran ofrecidas a los ciudadanos en mesas y en diferentes puntos de venta. Sin embargo, ayer, elementos de la Policía Municipal por fin dieron resultados con los operativos con la captura de tres personas que serían remitidas a la Fiscalía General del Estado, aunque al cierre de esta edición la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal no emitía información oficial. Fue el mismo secretario de Salud quien dio la noticia durante un evento en Salvador Alvarado.