Opinión

Jesús Estrada Ferreiro y sus decisiones severamente criticadas

LA GLORIETA

Por  La Glorieta La Glorieta

Jesús Estrada Ferreiro, alcalde de Culiacán(Foto: El Debate)

Jesús Estrada Ferreiro, alcalde de Culiacán | Foto: El Debate

Rebelión. La decisión del presidente municipal de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, de convertir en calles peatonales tres vialidades del Centro sigue generando serias afectaciones y conflictos con los comerciantes y locatarios del mercado Gustavo Garmendia, porque pasan los días, y no pueden reactivarse económicamente. Entre ellos existe una sensación de engaño y abandono de las autoridades municipales, porque no los tomaron en cuenta en esta decisión que les está afectando y porque durante toda la pandemia no han recibido ningún tipo de apoyo del Ayuntamiento de Culiacán. Es por ello que los locatarios han tenido que cerrar sus negocios en el mercado Garmendia, en donde han bajado las cortinas en 100 locales y ocho en el Mercado de las Flores; pero otros han optado por descansar personal y, en casos extremos, despedirlos. Por eso la molestia de los comerciantes del primer cuadro, que estuvieron pidiendo la reapertura, pero esta fue a medias. Durante toda esta pandemia se ha visto un alcalde sin ganas de actuar, con decisiones que han sido rechazadas, tanto por la sociedad como por el Gobierno del Estado, quien ha llevado la batuta en Culiacán por la innacción del alcalde y sus funcionarios.

Ley seca. Y como Estrada Ferreiro es terco, se reunió el lunes con los empresarios del giro cervecero para hablar de la propuesta de suspender la venta de bebidas alcohólicas durante 15 días. Incluso, el presidente municipal insiste en que tiene facultades legales para imponer la ley seca, aunque el único que la ha impuesto hasta el momento ha sido el gobernador Quirino Ordaz Coppel, por ello la desesperación de Jesús Estrada de convencer a los empresarios para que se solidaricen con sus propuesta y dejen de vender bebida embriagantes durante dos semanas, para así, según Estrada Ferreiro, bajar los números de contagios de COVID-19; aunque tanto el mandatario estatal como varios funcionarios estatales ya le explicaron que eso no ha causado el brote de casos. Y hay que recordar que durante la ley seca anterior nunca dejó de circular la cerveza, pero esta se vendía mucho más cara. 

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Aperturas. Mientras los casos activos de coronavirus bajan poco a poco en Culiacán, avanza la reapertura de establecimientos. Ayer le tocó el turno a los centros comerciales, hoteles y moteles, aunque en su primer día registraron muy poca afluencia. En el caso de las plazas grandes, se tienen fuertes protocolos para ingresar, así como adentro se debe cuidar la sana distancia; pero el reto mayor vendrá durante el fin de semana, que es cuando van más personas de compras, a comer y a escapar del calor. Lo mismo ha ocurrido con los cines, que han tenido poca asistencia en los primeros días de operación, y es que tampoco ha habido estreno de películas taquilleras, que por el momento se mantienen sin fecha, porque esperan que la situación mejore para obtener una mejor recaudación.

En ascenso. Algo que ha ocurrido durante la pandemia ha sido la volatilidad de los precios de las gasolinas. Al inicio de la emergencia sanitaria estos llegaron a niveles bastante bajos; en medio de toda la crisis económica que estaba comenzando, el bajo precio de la gasolina significaba un respiro, en especial para quienes utilizan el automóvil para trabajar. Pero tres meses después, estos están a punto de alcanzar sus máximos históricos, y en algunas estaciones ya han superado los 22 pesos por litro, en el caso de la Premium o roja. El único punto bueno que tenía para festejar el Gobierno federal en materia económica ahora se les ha volteado en contra, y hay mucha indignación ciudadana, porque hay mucho desempleos, los ingresos cayeron en muchos de los casos y ahora deben de pagar mucho para echar gasolina a sus vehículos. 

Olvidados. Muchas de las familias que salieron huyendo de la violencia en Tepuche se encuentran desamparadas por la falta de apoyo gubernamental. Ni el Estado, menos el Ayuntamiento, les han tendido la mano, a pesar de ser víctimas de la violencia. Los afectados relatan que el alcalde Jesús Estrada Ferreiro les ofreció apoyarlos cada tercer día, pero todo quedó en promesas, y nada les ha llegado. Ellos dejaron sus hogares, perdieron pertenencias, no tienen una fuente de ingresos, y todo por salvar sus vidas.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo