Opinión

Fiscalía de Sinaloa deja desamparados a desaparecidos y desplazados

La Glorieta

Por  La Glorieta La Glorieta

Instalaciones de la Fiscalía General de Sinaloa.(Foto temática El Debate / Luis Gerardo Magaña)

Instalaciones de la Fiscalía General de Sinaloa. | Foto temática El Debate / Luis Gerardo Magaña

Muy débil la CEDH. Muy corta se ha quedado la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en lo que se refiere al tema de los desplazamientos derivados por la violencia. En el caso de Tepuche, aún no se ha tenido una postura enérgica de este organismo hacia las dependencias que deberían apoyar a las víctimas, pero que no lo han hecho, por lo que algunas familias han quedado en total abandono. Tampoco se ha pronunciado ante tanta falta de medicamento y atención en los hospitales. Por esta razón, día a día este organismo pierde la confianza de los ciudadanos. ¿Para qué denunciar un abuso, si sus exhortos y sus llamados al parecer no son tomados en cuenta, y el presidente de este organismo, José Carlos Álvarez Ortega, no es visto por ninguna parte, pues desapareció de forma pública desde el inicio de la pandemia?

Los desaparecidos. Diariamente pueden ser vistos en las redes sociales sinaloenses buscando por su cuenta a sus seres queridos desaparecidos. Mientras ellos se ponen en riesgo al publicar sus números de teléfono, la actuación por parte de la Fiscalía Especializada en Desaparición Forzada deja mucho que desear. De acuerdo con familiares de las víctimas, solo van y levantan el reporte, pero no ven que busquen a sus seres queridos, por lo que es la misma hacer la denuncia de la desaparición que no hacerla. Además, parece que el principal objetivo de la Fiscalía en el caso de desapariciones es ocultar las cifras, pues no da información real ni a los colectivos de búsqueda, y la página esta desactualizada. Es como si al no hacer pública esta información el problema no existiera, cuando va en aumento cada día, y el estado está en los primeros lugares a nivel nacional en casos de personas desaparecidas.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

No quieren mejorar. A pesar de que el Isssteesin está gravemente afectado por desvíos de recursos desde años anteriores que fueron motivo de demanda y de procesos judiciales, parece que no ha aprendido y recapacitado sobre lo que debe hacer para transparentar sus recursos. En la última cuenta pública, la del 2018, la ASE le atribuyó recuperaciones probables por más de 11 mdp por pagos excesivos a jubilados contratados por honorarios y gastos sin comprobar. Los entes siguen incurriendo en las mismas irregularidades, y año con año siguen sin mejorar sus condiciones de rendición de cuentas.

Campaña. Hoy empieza la campaña de quince días que el alcalde Jesús Estrada Ferreiro ideó para pasar a semáforo verde. Con esta, brigadas de concienciación estarán pendientes de que los ciudadanos utilicen cubrebocas, algo que al principio hizo creer que solo se harían llamadas de atención, pero que el mismo edil señaló después que sí será sancionado quien se resista a utilizar protección. Ya se verá, sin embargo, el comportamiento de la ciudadanía después del tercer día, pues Estrada Ferreiro informó, de manera contradictoria a lo que dijo antes, que no obligará al presidente Andrés Manuel López Obrador a usar cubrebocas. Esto podría no solo ser señal de intimidación de nuestro presidente municipal ante AMLO, sino que podría influir en el respeto de la ciudadanía a las disposiciones, pues mientras que Estrada no tiene muy contentos a los culiacanenses, el ver que el presidente —quien tiene un buen número de seguidores— anda como si nada, podría hacer que más personas pasen por alto lo que dicen desde el ayuntamiento.

Denuncias. Incansablemente, el delegado de la Profeco en Sinaloa, Miguel Ángel Murillo, pide a los ciudadanos que denuncien la venta de medicamentos a precios excesivos para intervenir. Si bien es muy cierta la importancia de la denuncia ciudadana y la falta de personal para revisar todas las farmacias, también queda en duda si lo dicho es una manera de pasar la culpa de la falta de control a alguien más.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo