Opinión

Protestas en Culiacán exponen malos manejos de recursos del gobierno

LA GLORIETA

Por  La Glorieta La Glorieta

Aspectos de la protesta del personal del Hospital Pediátrico de Sinaloa.(Foto: El Debate)

Aspectos de la protesta del personal del Hospital Pediátrico de Sinaloa. | Foto: El Debate

Cubrebocas. Ayer, el Gobierno de Culiacán puso en marcha la campaña del uso obligatorio del cubrebocas en la vía pública, y en el primer día fueron observadas personas caminando por el primer cuadro de la ciudad si usarlo, pero tampoco había “guardianes” abordando a las personas para pedirles que lo portaran. De acuerdo con el presidente municipal, Jesús Estrada Ferreiro, mil personas participan en esta campaña, denominados guardianes, a quienes les tomó protesta ayer por la tarde en el Teatro Griego del parque 87. El objetivo de esto es reducir de manera considerable los casos de COVID-19 en Culiacán para que el municipio salga del color rojo del semáforo de riesgo y llegue al verde, con lo que podrían reactivar el resto de los giros económicos que todavía se mantienen cerrados, como bares y centros nocturnos, así como los tianguis. Esta estrategia de las autoridades municipales es muy ambiciosa, y en caso de funcionar se daría un paso importante para salir de la emergencia sanitaria, sin que eso implique el relajamiento de las medidas preventivas. Hasta el reporte de ayer de la Secretaría de Salud, diez municipios se encuentran en verde, porque tienen cinco o menos casos activos, de los cuales Badiraguato y Concordia se encuentran en cero; mientras Culiacán se mantiene por encima de los 300 casos y los 927 sospechosos.

¿Y el ejemplo? Por cierto, hablando del programa Guardianes de la Salud, que va encaminado a concienciar a la ciudadanía sobre el necesario uso del cubrebocas en un afán de frenar los contagios de coronavirus, en su puesta en marcha oficial, su impulsor, el alcalde Jesús Estrada Ferreiro, ¡no usó el accesorio recomendado! Alguien le hizo ver la incongruencia entre el decir y el hacer, y se lo puso de inmediato, pero después se volvió a despojar de él. Hay más de una gráfica que lo delata en la acción.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Desde casa. Las autoridades federales y estatales informaron que el inicio del ciclo escolar 2020-2021 será el lunes 24 de agosto, y los alumnos de preescolar, primera y secundaria continuarán a como terminaron el ciclo anterior: en casa. Esta decisión fue muy importante en la estrategia para terminar con la pandemia del coronavirus, porque no exponen a los niños a contagios, que a su vez llevarían el virus a casa, ya que lo pueden contraer en el transporte público o en la escuela, por ello fue determinado mantenerlos un tiempo más en casa, hasta que el semáforo se encuentre en verde. Esto significará un gran reto y sacrificio para los maestros, para también para los papás y los niños, que supieron adaptarse a la modalidad a distancia y virtual. Se desconoce a ciencia a cierta cuándo volverán a las aulas, si será en un par de meses o hasta enero, porque todo dependerá del cumplimiento de los protocolos sanitarios en todos los establecimientos que están en funcionamiento, en la vía pública y en el transporte. Como lo dijo el gobernador Quirino Ordaz Coppel: primero es la salud. 

Protestas. Y mientras tanto, en Culiacán se volvieron a registrar manifestaciones. Primero fueron los trabajadores suplentes del Hospital Pediátrico de Sinaloa, quienes una vez más protestaron para exigir que les paguen los más de 25 millones que les deben. Además, María Elena Ponce, una de las manifestantes, denunció que no solo no les han pagado, sino que los directivos del nosocomios los han amenazado para que dejen de hacer protestas. De acuerdo con los manifestantes, van a intentar hablar con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien estará martes y miércoles en Culiacán, para ver si él si les soluciona el problema, para que les pague las compensaciones que desde hace meses les deben. A la misma hora, pero en los penales de Los Mochis, Culiacán y Mazatlán, los trabajadores se manifestaron para exigirles a las autoridades de Seguridad y al gobernador Quirino Ordaz Coppel que les paguen el bono salarial que fue aprobado desde el 24 de diciembre por el Congreso del Estado de Sinaloa. La deuda asciende a 15 millones de pesos, los cuales desde hace siete meses están retenidos por el Gobierno del Estado.

Bares. La otra protesta fue de trabajadores de centros nocturnos y restaurantes-bares, quienes fueron a exigir que los dejen trabajar, porque ya tienen casi cinco meses sin ingresos y ya no saben qué hacer para obtener ingresos. Este giro será de los últimos en abrir, y prácticamente hasta que el semáforo este en verde, porque son lugares de alto riesgo de contagios de COVID-19.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo