Opinión

LA GLORIETA

Por  La Glorieta La Glorieta

Vetos. Hace ya una semana, el gobernador Quirino Ordaz Coppel regresó al Congreso del Estado el primer paquete de acuerdos de los informes de las cuentas públicas de ocho municipios y de los entes descentralizados, paraestatales y paramunicipales que fueron desaprobados por la mayoría de los legisladores de Morena, quienes reprobaron el uso de los recursos públicos del año 2018. Finalmente, el mandatario estatal habló al respecto y dejó en claro que hizo uso de sus facultades legales. Adelantó que también mandará las observaciones del resto de los informes de cuentas públicas que fueron reprobados por los diputados locales. Y aunque no quiso abundar más en el tema, Ordaz Coppel afirmó que, al igual que el año pasado, no publicará las determinaciones del Congreso del Estado en cuanto a las votaciones de las cuentas públicas, a pesar de que este año la Comisión de Fiscalización determinó dictaminar como acuerdo y no como decreto, como siempre había ocurrido en el proceso de fiscalización en Sinaloa.

Respuesta. Pero el grupo mayoritario no se quedó con los brazos cruzados y defendió su decisión de reprobar todas las cuentas públicas, con excepción del informe de las Secretarías de la Administración Estatal, que fue rechazada por la mayoría, y más cuando vieron que su estrategia para evitar el veto del Ejecutivo estatal no le funcionó, porque los acuerdos emitidos también fueron vetados y devueltos con observaciones. Los morenistas aseguran que el gobernador pretende invadir facultades que son exclusivas del Poder Legislativo, y en voz del diputado Juan Ramón Torres Navarro, afirmó que los acuerdos que se toman en el pleno del Congreso están vigentes desde el día de su aprobación, por lo que el titular del Poder Ejecutivo carece de facultades para observarlos. El primer paquete de acuerdos fue enviado al Ejecutivo para su publicación en el Periódico Oficial, pero esto no ocurrió. De acuerdo el artículo 140 de la ley orgánica del Congreso, los acuerdos emitidos por el pleno no requieren para su validez de la sanción, promulgación y publicación por parte de ningún otro Poder, así que, según Torres Navarro, las observaciones hechas por el gobernador son improcedentes. Vaya lío legal entre Ejecutivo y Legislativo, que tienen desde el año pasado, cuando se vetaron los decretos de los informes de las cuentas públicas del 2017, de lo cual, hay una controversia constitucional que no ha sido resuelta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

¿Quién miente? Son muchas las quejas que hay en Culiacán por el desabasto de medicamentos y equipamientos para personal médico en los hospitales públicos. Personal médico y padres de familia con hijos enfermos en el Hospital Pediátrico aprovecharon la visita del director del Insabi, Juan Ferrer Aguilar, para externarle sus quejas. Entre los reclamos, externaron su preocupación por la falta de medicamentos e insumo, lo cual ya es demasiado, y lo grave es que no hay soluciones de las autoridades del hospital, ni de la Secretaría de Salud en Sinaloa, por lo que pidieron al funcionario que el Insabi haga un compromiso para que resuelva el problema. Pero para sorpresa de los padres de pacientes del Pediátrico, quienes tienen que comprar hasta jeringas, agujas y guantes para que puedan atender a sus hijos, y las quimioterapias, Juan Ferrer aseguró que no existe tal desabasto de medicamentos, ya que estos han sido distribuidos a como lo requieren los estados. Entonces, ¿dónde están los medicamentos?, ¿quién se queda con ellos?, ¿por qué no llegan al Pediátrico para que lo reciban los niños con cáncer? Esto amerita una investigación a fondo y, en caso que haya casos de corrupción, aplicar todo el peso de la ley, porque se pone en riesgo la salud y vida de niños inocentes que día a día luchan para vencer el cáncer y otras enfermedades que enfrentan a su corta vida.

Larga espera. Ya han transcurrido casi cinco meses desde que se decretó la emergencia sanitaria por COVID-19 en Sinaloa, y los trabajadores de la salud que han estado en la primera línea de atención en los hospitales siguen en espera del bono que les prometieron por las largas y pesadas jornadas que han tenido en todo este tiempo en los hospitales. Son alrededor de 10 mil pesos lo que les corresponde a cada uno, por lo que le exigen al Gobierno del Estado que les dé una fecha para el pago de este bono.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo