Opinión

Siguen robos en escuelas de Sinaloa durante pandemia

LA GLORIETA 

Por  La Glorieta La Glorieta

Kínder saqueado recientemente en la colonia Zapata en Culiacán.(Luis Gerardo Magaña / Debate)

Kínder saqueado recientemente en la colonia Zapata en Culiacán. | Luis Gerardo Magaña / Debate

Imparables. Se siguen acumulando las denuncias de robos en las escuelas, y las autoridades de la Secretaría de Educación Pública y Cultura siguen sin contratar veladores. Si el semáforo epidemiológico de Covid-19 cambiara a verde en unos días o en un mes, miles de niños no podrían regresar a las escuelas porque no cuentan con luz, agua ni mobiliario, y los salones están muy deteriorados. Los daños generados por los delincuentes en algunas escuelas, como la Genaro Estrada, en la colonia Bachigualato; Antonio Nakayama Arce, de la Emiliano Zapata, y el Jardín de Niños María Haydee Barraza de Calderón, equivalen a varios millones de pesos. Hay padres que están desesperados al saber que se robaron el mobiliario que compraron a base de sacrificio y pleitos, porque en todas las escuelas hay padres que cooperan para mejorar los planteles, y otros no. Mientras que el secretario de Educación Pública y Cultura, Juan Alfonso Mejía, no ve con alerta y preocupación estos robos, los padres de familia sí, pero ellos no pueden dejar sus trabajo o quehaceres en el hogar para dedicarse a ser veladores y poner en riesgos su integridad. Las escuelas le corresponde resguardarlas a la Sepyc, y debe hacerlo antes de que las pérdidas vayan sumando más y más millones de pesos, porque al final será esta Secretaría quien va a tener que responder por los daños, y entonces los funcionarios comprenderán que hubiera sido más barato haber contratado un velador cuando se dieron los primeros robos, porque ahora tendrán que levantar los planteles casi desde cero. 

Leer más: Desmantelan kínder en la Zapata y primaria en Bachigualato, en Culiacán

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Continúa la falta de medicamentos. Aunque se han registrado numerosas denuncias de padres de familia con hijos internados en el Hospital Pediátrico a causa de que no hay ni los medicamentos básicos, las autoridades federales no han reaccionado, y el Insabi es algo realmente inexistente en Sinaloa. Numerosas y conmovedoras imágenes circulan en redes sociales en donde se muestra a niños que requieren algún medicamento, que sufrieron algún accidente, pero ni esto conmueve a diputados locales y federales, ni a los funcionarios que pudieran hacer o exigir que lleguen los medicamentos. En la actualidad, hay niños que están muy enfermos, y a sus familiares no les queda otra opción más que pedir apoyo a la ciudadanía para ayudar a sus hijos. Se tenía esperanzas de que al menos en campaña algunos políticos tomarían este problema como uno de sus principales compromisos en caso de llegar al poder, pero hasta el momento a los niños los han dejado solos, y el discurso de que primero está el derecho superior del niño, que muchos políticos manejan, solo es eso: un discurso. 

Leer más: El pequeño Benito necesita apoyo para medicamentos en Culiacán

En riesgo y sin vacunas. Los trabajadores de los Centros de Salud hacen una sentida y justa demanda: que los consideren en la vacunación contra el Covid-19. Ayer trabajaron bajo protesta al sentirse discriminados por las autoridades de Salud al no tomarlo en cuenta como personal prioritario. Los inconformes también recriminaron que mientras ellos atienden a personas que se realizan pruebas para descartar o no que se tiene Covid-19 y están en constante riesgo, las autoridades no hacen nada para apoyarlos. Aunque en Sinaloa no se ha avanzado mucho en la vacunación, y a las más de 9 mil personas que fueron vacunadas en la primera remesa no les han puesto la segunda dosis, pese a que ya pasaron los 21 días, tampoco se ha informado de forma clara cuándo llegará la tercera remesa para reforzarlos. En este tema se requiere más seriedad, tanto de las autoridades federales, como de las estatales, porque son muchos los trabajadores del sector salubridad que están preocupados al no saber si les aplicarán la segunda dosis, la cual les urge, sobre todo ahora que se teme que haya un rebrote de contagios por las concentraciones que hubo en la Serie del Caribe.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo